Skip to Content

ANÁLISIS | Un niño de cuatro años enfermo de covid-19 separado de sus padres pone de manifiesto el costo humano de la política covid cero de China

Alexandra Ferguson

(CNN) — Un niño pequeño que va cubierto de pies a cabeza con un traje blanco para materiales peligrosos y lleva una mochila de la mitad del tamaño de su cuerpo camina tambaleándose por el pasillo de un hospital y llega a la sala de tomografía computarizada. Está solo. “Un niño de 4 años se contagió (con covid-19), por desgracia”, dice un pie de foto en el video. “No lo acompañan sus padres. Va a cuarentena solo”.

La escena, captada por una enfermera de un hospital de cuarentena en la ciudad de Putian, epicentro del brote más reciente de la variante delta en China, conmovió a millones de personas cuando se hizo viral en las redes sociales chinas esta semana.

“Me duele el corazón”, decía uno de los principales comentarios en Weibo, la plataforma china similar a Twitter. “Se me llenan los ojos de lágrimas”, decía otro.

El video sirve de conmovedor recordatorio del costo humano de la preciada política de cero covid de China, que ha ayudado al país a sofocar múltiples brotes del virus. La política de eliminación consiste en cerrar barrios enteros, realizar pruebas a millones de residentes en cuestión de días y aislar rápidamente a las personas infectadas y a sus contactos cercanos en instalaciones designadas.

Esta vez, las estrictas medidas se aplicaron a los niños en edad escolar, entre los que se detectó el brote por primera vez y se propagó rápidamente. En Putian, 57 de los 129 casos registrados recientemente son menores de 12 años, según el gobierno. Para evitar una mayor transmisión, los niños infectados, a partir de la edad de jardín de infancia, son separados de sus padres y puestos en aislamiento hospitalario.

China se apresura a contener el brote de la variante delta centrado en las escuelas; antes de la temporada navideña

En una conferencia de prensa el jueves, el gobierno de Putian dijo que las normas de control de epidemias de China prohíben a los pacientes de covid cualquier compañía durante el aislamiento y el tratamiento. Pero si un niño y su padre están infectados, el hospital intentará que permanezcan en la misma sala, dijo un funcionario.

Al principio, algunos niños que entraban en contacto con los infectados pero que daban negativo en las pruebas también eran puestos en cuarentena lejos de sus padres. Esta política se relajó más tarde, y se permitió a los menores de 14 años permanecer con sus padres u otros miembros de la familia en cuarentena, pero el aislamiento de los niños infectados se mantiene.

Zhu Xiaqing, la enfermera que grabó el video en el hospital de cuarentena, dijo al periódico local Fujian Health Daily que se le llenaron los ojos de lágrimas cuando vio llegar una ambulancia llena de niños, todos cubiertos con trajes protectores. Llegaron tarde porque un niño no quería salir de casa y estuvo llorando durante dos horas antes de que lo metieran en la ambulancia, dijo.

A su llegada, los niños caminaron solos a realizarse una tomografía. Algunos eran tan pequeños que no podían subir a la mesa de exploración y tuvieron que ser levantados por un médico, dijo Zhu.

“Ver a los niños solos, sin padres a su lado, en un hospital que desconocen y que les da miedo… en ese momento me dolió mucho el corazón”, añadió.

En Weibo, algunos usuarios se preguntaron por qué los niños tan pequeños no podían estar acompañados por sus padres. Otros señalaron que sus padres probablemente fueron puestos en cuarentena centralizada en otras instalaciones como contactos cercanos de los infectados.

“Es básicamente una estrategia de ‘prefiero matar a mil por error que dejar ir a uno'”, dijo Jin Dongyan, virólogo de la Universidad de Hong Kong. “Los niños no deberían haber necesitado someterse a medidas de cuarentena tan extremas. Este es el costo social del enfoque de tolerancia cero”.

Trabajadores del gobierno detienen a un motociclista en la entrada de un bloque de viviendas en cuarentena en Xiamen, en la provincia de Fujian, al sureste de China, el 14 de septiembre.

La estricta y a menudo frenética implementación de las medidas de contención ya ha provocado descontento en otras ocasiones. En junio, cientos de residentes de Foshan, en la provincia de Guangdong, protestaron contra las semanas de cierre prolongado de sus barrios. Las imágenes de la manifestación se borraron rápidamente de Internet, mientras que en las redes sociales, aquellos que criticaban o cuestionaban la política de “covid cero” eran atacados y silenciados por los nacionalistas en línea.

La estrategia de “covid cero” sigue gozando de un amplio apoyo entre el público chino en general, muchos de los cuales se han acostumbrado a los beneficios asociados a la vida sin covid y siguen temiendo el virus, en parte debido a la implacable cobertura de los medios de comunicación estatales sobre la devastación que la pandemia ha causado en el extranjero.

China insiste en que su estrategia de covid cero es correcta. Desafiarle podría ser peligroso

“El éxito del enfoque estricto se basa en parte en el miedo del público. Esto no es lo ideal”, dijo Jin. “El camino correcto es decirle al público la verdad (sobre la necesidad de coexistir con el virus), que es la única manera sostenible de seguir adelante”.

En todo el mundo, una creciente lista de países se ha abierto tras las vacunaciones masivas. Otros, como Singapur y Australia, también están dejando de lado la estrategia de “cero” contra el virus y están adoptando un nuevo enfoque para aprender a convivir con él.

Pero el gobierno de China sigue siendo reacio a levantar las restricciones fronterizas, a pesar de los enormes logros de su campaña de vacunación. El jueves, China dijo que había inoculado completamente a 1.000 millones de personas con vacunas de fabricación nacional, lo que representa el 71% de su población de 1.400 millones. La tasa de vacunación es superior a la de muchos países que han abierto sus fronteras, como el Reino Unido (64,8%) y Estados Unidos (53,4%).

Jin, el experto de la Universidad de Hong Kong, dijo que las autoridades están preocupadas por la eficacia de las vacunas. Las autoridades de China han revelado que algunos de los primeros casos de un brote anterior de la variante delta estaban totalmente vacunados.

“(Les preocupa) que la inmunidad de grupo no sea lo suficientemente fuerte. No tienen suficiente confianza en las vacunas”, dijo.

China ahora ofrece vacunas de refuerzo a las personas totalmente vacunadas que trabajan en las fronteras, las aduanas, las instalaciones de cuarentena, los hospitales de covid y el sector de la aviación, según la Comisión Nacional de Salud, pero está por ver cuánto durará el efecto de esa vacuna adicional.

Por el momento, es probable que el gobierno de China mantenga su enfoque de tolerancia cero en su intento de aumentar la inmunidad de la población, pero con el tiempo tendrá que aprender a vivir con el covid, dijo Jin.

“Es posible que se prolongue uno o dos años más. Pero China no puede cerrar sus puertas para siempre”, dijo.

En el hospital de cuarentena de Putian, los trabajadores médicos han ideado varias formas de reconfortar a los niños infectados. Decoraron las salas de aislamiento y los pasillos con pinturas de dibujos animados, y proporcionaron a los niños libros infantiles, juguetes y artículos de papelería. Las enfermeras también se ocupan de sus necesidades diarias y juegan con ellos, según los medios de comunicación estatales.

Pero a algunos les preocupa que eso no sea suficiente.

“Durante el día, puede estar bien, pero por la noche los niños seguirán teniendo miedo”, decía un comentario en Weibo.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newssource

Skip to content