Skip to Content
CNN - Spanish

5 conclusiones del foro de CNN con el presidente Joe Biden

Mariana Toro

(CNN) — El presidente Joe Biden llegó a Ohio el miércoles consciente de que los días para un gobierno bipartidista real en Washington están menguando rápidamente.

A lo largo de su foro de CNN, expresó una y otra vez su convicción de que los republicanos vendrán, a pesar de que algunos están envenenados por conspiraciones y otros, dijo, están “mintiendo” sobre su historial.

Fue confrontado con un escepticismo abierto por algunos de sus interrogadores, particularmente en el tema de los derechos de voto. Pero siguió adelante, elevando su creencia en el bipartidismo como nada menos que una búsqueda para demostrar que la democracia puede funcionar.

Fue un reflejo del lugar donde se encuentra Biden a seis meses de su presidencia. Es demasiado pronto para que renuncie a su promesa de unir al país. Sin embargo, se está cerrando la ventana para hacer algo con los republicanos.

ANÁLISIS | Sacudida por la crisis, la presidencia de Biden solo se volverá más difícil al pasar la marca de los seis meses

Aquí hay cinco conclusiones del foro:

‘Esto no es una pandemia’

Los primeros seis meses de la presidencia de Biden se han centrado abrumadoramente en combatir la pandemia de covid-19. Hasta hace aproximadamente un mes, el presidente y su equipo se sentían comprensiblemente bien con su progreso a medida que los casos se desplomaban junto con una campaña de vacunación exitosa.

Pero el esfuerzo de vacunación se ha estancado. Y el número de casos, impulsado por la variante delta altamente transmisible, está aumentando. Biden estaba visiblemente frustrado por su situación el miércoles, que sugirió que fue alimentada por la desinformación sobre las vacunas que prolifera en círculos conservadores.

“Hay preguntas legítimas que la gente puede hacer si les preocupa vacunarse, pero la pregunta debe hacerse, responderse y la gente debe vacunarse”, dijo Biden. “Pero esto no es una pandemia”.

“Es frustrante”, continuó, tratando de restar importancia al aumento actual como una pandemia solo de aquellos que se han negado a recibir vacunas.

En medio del aumento en los casos, los asistentes de Biden han tratado de subrayar el progreso real que han logrado en la pandemia, conscientes de que su capacidad para contener la crisis será la forma en que los votantes lo juzguen abrumadoramente. Se han resistido a volver a los niveles anteriores de mensajes de crisis, entendiendo el efecto que podría tener en las impresiones nacionales sobre el progreso.

Aún así, Biden reconoció que algunas restricciones de la era de la pandemia tendrían que persistir, incluso mientras saluda el progreso que ha logrado desde que asumió el cargo en enero. Él predijo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) recomendarán que todos los menores de 12 años “probablemente deberían usar una máscara en la escuela”.

Infecciones en personas vacunadas contra el covid-19, ¿quién es más vulnerable y cómo prevenirlas?

Vendiendo el plan

Biden ingresó al foro el miércoles justo cuando una votación de prueba fracasaba en su tan promocionado plan de infraestructura bipartidista, un golpe inicial que Biden declaró “irrelevante”.

Sin embargo, él y sus asistentes han señalado que las próximas semanas serán esenciales para implementar su amplia agenda antes de que se intensifique la temporada de elecciones de mitad de período. También lo está el reloj para cumplir su promesa de campaña de trabajar con los republicanos para demostrar que la democracia sigue siendo funcional.

Biden reconoció que era una pregunta que estaba recibiendo de líderes extranjeros, quienes le preguntaron si Estados Unidos “alguna vez logrará organizarse”. Y dijo que la proliferación de teorías de la conspiración estaba dificultando el trabajo conjunto, y citó una de que “Biden está escondiendo a la gente y chupando la sangre de los niños”.

Sin embargo, el presidente insistió en que trabajar juntos seguía siendo su estrella polar, incluso cuando un miembro de la audiencia le preguntó sobre la “necesidad utópica de obtener el apoyo bipartidista”.

“Puede que sea el tipo equivocado con quien hablar”, advirtió Biden, un reconocimiento de que no planea renunciar pronto en su insistencia en que republicanos y demócratas pueden trabajar juntos.

Dijo que estaba regateando con republicanos y demócratas por igual, diciendo que los compromisos son “reales” y señaló que tiene que haber compromisos dentro de su propio partido “entre la extrema izquierda y el centro y algunas de las personas que son más conservadoras”. Y sin que se le preguntara, Biden dijo el nombre del senador republicano de Ohio, Rob Portman, a los 25 minutos del evento. Portman se encuentra entre los senadores que negocian el plan de infraestructura bipartidista, y el mensaje halagador de Biden estaba entrelazado con sus expectativas.

“Vengo de una tradición en el Senado, te das la mano y ya está, cumples tu palabra”, dijo. “Y descubrí que Rob Portman hace eso”.

Twitter suspende temporalmente a la republicana Marjorie Taylor Greene por desinformación sobre vacunas

Amor duro en materia económica

La inflación en EE.UU. es pasajera, según Biden 1:25

Los políticos normalmente se resisten a dar malas noticias. Biden ha insistido en que no endulzará los hechos. Y el miércoles entregó noticias económicas algo desagradables en dos respuestas separadas.

Reconoció que los aumentos de precios actuales eran reales cuando se le preguntó sobre el recalentamiento de la economía. Y francamente le dijo al dueño de una cadena de restaurantes que continuará luchando para contratar trabajadores en el futuro previsible, y sugirió que el dueño del restaurante aumente los salarios.

Fue amor duro en materia económica. Pero Biden estaba tratando de marcar un punto sobre los cambios importantes que está tratando de afectar en la vida de los trabajadores estadounidenses en su primer año en el cargo, convencido de que los efectos secundarios que se sienten en este momento palidecen en comparación con los mayores beneficios en el futuro.

“Habrá inflación a corto plazo porque ahora todo está tratando de recuperarse”, dijo, detallando cómo su equipo económico le ha informado que los aumentos de precios actuales no durarán ya que la demanda regresa a niveles normales.

Biden ha sido criticado por los republicanos por inyectar billones de dólares a la economía en un momento en que los temores inflacionarios están saliendo. Pero señaló a los economistas que dicen que los dos planes que está impulsando en el Congreso en realidad reducirían los precios.

Cuando el dueño del restaurante se puso de pie para preguntar cómo incentivar a los trabajadores para que regresen al trabajo en medio de una lucha nacional para retener a los empleados, Biden reconoció que puede llevar algún tiempo.

ANÁLISIS | Todo se está volviendo más caro. ¿Es hora de preocuparse?

“Creo que realmente es una cuestión de que las personas decidan ahora que tienen oportunidades para hacer otras cosas. Y hay una escasez de empleados , la gente está buscando ganar más dinero y negociar. Por eso creo que tu negocio y el negocio del turismo realmente van a estar en aprietos por un tiempo”, dijo Biden.

Cuando se le preguntó si los beneficios de desempleo expandidos promulgados durante la pandemia están jugando un papel en la escasez de trabajadores, Biden reconoció que podría ser: “Supongamos que sí, pero están llegando a su fin”.

Pero dijo que aumentar el salario de los trabajadores sería algo más seguro, sugiriendo que una tarifa de US$ 15 por hora podría atraer una fuerza laboral más confiable.

“Pero puede que tú ya pagues eso”, dijo.

El obstruccionismo

En ninguna parte se analiza más la reverencia de Biden por las tradiciones de Washington que en el obstruccionismo, al que los progresistas culpan de estancar el progreso en cualquier tipo de elementos, pero sobre todo en los proyectos de ley de derecho al voto que no han logrado ganar tracción entre los republicanos.

Biden lamentó el hecho de que los dos elementos –los derechos de voto y el obstruccionismo– se hayan entrelazado tanto, aunque el progreso del legislativo está intrínsecamente vinculado a la existencia de una regla que requiere un umbral de 60 votos en la mayoría de los proyectos de ley.

Biden ha dicho que está dispuesto a cambiar el obstruccionismo para exigir que los senadores hablen en el Senado mientras sostienen los proyectos de ley. Pero no ha apoyado los llamados de algunos demócratas para eliminarlo por completo.

Foro presidencial con Joe Biden

Probablemente fue una respuesta insatisfactoria para el estudiante que está entrando a la facultad de derecho que le preguntó a Biden sobre la lógica de deshacerse del obstruccionismo para “proteger nuestra democracia y asegurar el derecho al voto”.

Pero Biden pareció sugerir que cambiar las reglas ahora evitaría que se aprobara su agenda legislativa, y aunque insiste en que los derechos de voto son su máxima prioridad, es probable que el Congreso avance más en sus planes de infraestructura y para familias.

“El abuso del obstruccionismo es bastante abrumador”, admitió Biden el miércoles, pero luego dijo que destriparlo “arrojaría al Congreso entero al caos y no se hará nada, no se hará nada en absoluto”.

Biden asegura que desinformación puede matar personas 0:44

La jaula todavía es dorada

La última vez que Biden participó en un foro de CNN, comparó vivir en la Casa Blanca con vivir en una “jaula dorada”, y le dijo a Anderson Cooper que no estaba acostumbrado a que el personal lo atendiera.

Las cosas no han cambiado mucho desde entonces: dijo el miércoles que extrañaba poder salir de su habitación para desayunar en bata por la mañana. Y que le gustaría ponerse pantalones cortos y una camiseta para pasear afuera.

El momento en que cayó en la cuenta de que ahora es presidente, el líder del mundo libre, fue en su viaje de junio a Europa, dijo Biden, cuando se sentó frente a líderes como el presidente de Rusia, Vladimir Putin, como un igual.

“Él sabe quién soy. Yo sé quién es”, dijo.

De hecho, Biden apareció en su elemento mientras estaba en el extranjero, aprovechando las cuatro décadas que había pasado escalando en las filas de la política exterior estadounidense para finalmente liderar los asuntos de la nación.

Sin embargo, reconoció que le ha costado un poco acostumbrarse a escuchar “Viva al Jefe” cuando entra a los eventos.

“Dije: ‘¿Dónde está?'”, dijo sobre la primera vez que escuchó los primeros acordes. “Es una gran melodía, pero te sientes un poco cohibido”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newssource

Comments

Leave a Reply

Skip to content