Skip to Content
Noticias

ONU: Policía y ejército de Myanmar mataron a por lo menos 18 personas tras abrir fuego contra manifestantes

(CNN) — Al menos 18 personas murieron y más de 30 resultaron heridas en Myanmar el domingo cuando la policía y las fuerzas militares «se enfrentaron a manifestaciones pacíficas», dijo la Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

Las víctimas reportadas hacen del domingo el día más mortífero desde que los militares tomaron el poder el 1 de febrero.

FOTOS | Poderosas imágenes satelitales revelan la magnitud de las protestas en Myanmar

Cuando las manifestaciones contra el golpe militar que derrocó al gobierno elegido democráticamente de la líder civil Aung San Suu Kyi entraron en su cuarta semana el sábado, las fuerzas de seguridad comenzaron una violenta represión de los manifestantes en pueblos y ciudades de todo el país.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU dijo que había recibido «información creíble» sobre el uso de fuerza letal contra manifestantes pacíficos en «varios lugares» en Myanmar el domingo.

«Según los informes, las muertes se produjeron como resultado de munición real disparada contra multitudes en Yangon, Dawei, Mandalay, Myeik, Bago y Pokokku», dijo un comunicado de la portavoz Ravina Shamdasani. También tomó nota de los informes sobre el uso de gas lacrimógeno y de granadas explosivas y paralizantes.

CNN no ha podido verificar de forma independiente esas afirmaciones.

El comunicado condena la «escalada de violencia» e insta a los militares a «detener inmediatamente el uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos», señalando que «el pueblo de Myanmar tiene derecho a reunirse pacíficamente y exigir la restauración de la democracia».

«Estos derechos fundamentales deben ser respetados por los militares y la policía, y a no ser enfrentados con una represión violenta y sangrienta», dijo Shamdasani.

La oficina también dijo que la policía había detenido al menos a 85 profesionales médicos y estudiantes, junto con siete periodistas durante las manifestaciones del domingo. Y señaló que más de 1.000 personas habían sido «arrestadas y detenidas arbitrariamente» en febrero, incluidos «miembros del gobierno elegido democráticamente»

El comunicado repite el llamado de la ONU para la liberación de cualquier persona detenida arbitrariamente. «La comunidad internacional debe solidarizarse con los manifestantes y todos aquellos que buscan un retorno a la democracia en Myanmar», dijo.

La ONU denuncia represión con fuerza letal en Myanmar 0:37

Se escucharon disparos

Reuters informó anteriormente que la policía de Myanmar había matado a tiros a por lo menos siete manifestantes el domingo e hirió a varios más, citando fuentes políticas y médicas, así como medios locales.

En la ciudad más grande, Yangon, una persona recibió un disparo mortal cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes, reportó Reuters, citando a un médico del hospital. El médico, que pidió no ser identificado, dijo que el manifestante fue trasladado al hospital con una herida de bala en el pecho. El medio de comunicación local Mizzima también informó sobre la muerte en el municipio de Thingangyun en Yangon.

También en Yangon, una mujer murió de un presunto ataque cardíaco después de que la policía disolviera una protesta de maestros con granadas paralizantes, según Reuters, que citó a la hija de la mujer y a un colega.

En el sur del país, tres personas murieron y más de una docena resultaron heridas cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes en la ciudad de Dawei, según el medio de comunicación Dawei Watch. El político local Kyaw Min Htike confirmó que la policía había disparado contra manifestantes en Dawei.

El medio de comunicación local Myanmar Now informó que dos personas murieron en una protesta en la segunda ciudad más grande de Mandalay, según Reuters.

La policía y el portavoz del consejo militar gobernante no respondieron a las llamadas telefónicas en busca de comentarios.

Videos publicados en redes sociales muestran la escalada de enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad.

En imágenes del distrito Hledan de Yangon se podían escuchar disparos. Los medios locales informaron que al menos cinco personas resultaron heridas en esos enfrentamientos. Los disparos también se pudieron escuchar en una transmisión en vivo publicada en las redes sociales por los medios locales del municipio de Tamwe en Yangon, en la que se podía ver a multitudes de manifestantes huyendo de la policía. Al menos cinco estudiantes fueron arrestados en protestas en otros lugares del centro de Yangon el domingo.

Muere una mujer que recibió un disparo en la cabeza durante las protestas en Myanmar, la primera víctima mortal conocida de los disturbios

El domingo marca el segundo día de la intensificación de la represión militar contra los manifestantes antigolpistas, en la que, según informes, cientos de personas han sido detenidas, incluidos periodistas. En pueblos y ciudades de Myanmar el sábado, las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos, balas de goma, cañones de agua y dispararon sus armas al aire para dispersar a los manifestantes.

Un grupo activista, la Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP), dijo que hasta el sábado había documentado 854 personas que han sido detenidas, imputadas o condenadas desde el golpe de estado del 1 de febrero. Sin embargo, el grupo señaló que «cientos de personas» fueron arrestadas en Yangon y otros lugares el sábado.

Un agente de policía murió desde el golpe, según Reuters.

El embajador en la ONU desafía a los militares

Los últimos enfrentamientos se produjeron un día después de que la junta militar gobernante despidiera al embajador del país en las Naciones Unidas por hacer una súplica apasionada en la Asamblea General de la ONU por una acción internacional para ayudar a derrocar el golpe.

El sábado, la televisión estatal MRTV anunció la destitución del embajador en la ONU Kyaw Moe Tun, diciendo que había «abusado del poder y las responsabilidades de un embajador permanente» y que «traiciona al país».

En declaraciones a Reuters después de su despido, Kyaw Moe Tun dijo que decidió «luchar tanto como pueda».

Al dirigirse a la asamblea en Nueva York el viernes, Kyaw Moe Tun desafió a los gobernantes militares que ahora controlan el país e instó al Consejo de Seguridad de la ONU y al mundo a utilizar «cualquier medio necesario» para rescatar al pueblo de Myanmar y hacer que el ejército pague.

«Necesitamos una acción más enérgica posible de la comunidad internacional para poner fin de inmediato al golpe militar, dejar de oprimir a la gente inocente, devolver el poder estatal al pueblo y restaurar la democracia», dijo.

Kyaw Moe Tun dijo que estaba pronunciando el discurso en nombre del gobierno de Suu Kyi, que obtuvo una victoria aplastante en las elecciones del 8 de noviembre. Suu Kyi se encuentra detenida junto con otros líderes gubernamentales, incluido el presidente Win Myint.

En una muestra de desafío, el embajador también mostró el saludo de tres dedos de «Hunger Games», que es utilizado por los manifestantes en las calles de Myanmar y fue adoptado de las recientes protestas en la vecina Tailandia.

El diplomático recibió un inusual aplauso de sus colegas de la ONU al final del discurso. La nueva embajadora de Estados Unidos en la ONU, Linda Thomas-Greenfield, elogió los «valientes» comentarios del enviado.

«Estados Unidos continúa condenando enérgicamente el golpe militar en Myanmar», dijo el viernes, dirigiéndose a la asamblea. «Y condenamos el brutal asesinato de personas desarmadas por parte de las fuerzas de seguridad».

Thomas-Greenfield agregó que Estados Unidos «continuará brindando asistencia humanitaria para salvar vidas, incluso a los rohingya y otras poblaciones vulnerables en los estados de Chin, Kachin, Rakhine y Shan».

Richard Roth, Hamdi Alkhshali, Kristina Sgueglia y Zamira Rahim de CNN contribuyeron con este reporte.

CNN Newssource

Skip to content