Skip to Content
News

Las 34 bebidas de ‘frutas’ más vendidas para niños en EE. UU. son consideradas poco saludables

(CNN) — Los estadounidenses gastaron 1.400 millones de dólares en las marcas más populares de bebidas de frutas para niños y aguas saborizadas en 2018. Sin embargo, según las pautas nutricionales, ninguna de estas bebidas era saludable.

¿Por qué los padres harían esto? Tal vez porque las compañías de bebidas estadounidenses gastaron 20,7 millones de dólares en anuncios de bebidas divertidas y afrutadas con azúcares añadidos en 2018, según Children’s Drink Facts 2019, un nuevo informe del Centro Rudd de Política Alimentaria y Obesidad de la Universidad de Connecticut.

“Sé que los padres quieren que sus hijos estén saludables, pero el mercado de las bebidas endulzadas es increíblemente confuso para ellos”, dijo la autora principal del informe Jennifer Harris, investigadora principal del estudio que tomó tres años y que fue financiado por la Fundación Robert Wood Johnson.

“La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) está alarmada porque los niños consumen mucha azúcar agregada”, dijo la doctora Natalie Muth, pediatra y autora principal de la declaración de política de la AAP sobre formas de reducir el consumo de bebidas azucaradas en niños y adolescentes.

“Los azúcares agregados aumentan el riesgo de muchos daños a la salud, incluyendo diabetes tipo 2, enfermedad del hígado graso, enfermedad cardíaca y obesidad infantil”, dijo Muth, que no participó en el estudio. “Las etiquetas en las bebidas son confusas y engañosas, lo que hace que los padres piensen que les están brindando a sus hijos una bebida saludable cuando en realidad no lo es”.

Comercialización confusa

Dos tercios de las 34 bebidas endulzadas analizadas en el informe de Children’s Drink Fact no contenían jugo, sin embargo, aparecieron imágenes de frutas en el 85% de los paquetes. La mayoría de las bebidas que contenían jugo limitaron la cantidad al 5%.

“La mayoría de las bebidas endulzadas dicen, ‘buena fuente de vitamina C’ o ‘100% de vitamina C’ pero no tienen jugo o tienen muy poco”, dijo Harris. “Muchos de ellos dicen ‘bajo en azúcar’, ‘menos azúcar’. Pero no dicen que sea porque se han agregado edulcorantes artificiales bajos en calorías. Es muy confuso”.

No son solo los padres. Los niños están expuestos a la publicidad, según el informe. Los niños entre los 2 y 11 años vieron el doble de anuncios de bebidas azucaradas que los anuncios de bebidas sin azúcares añadidos, y cuatro veces más anuncios que los adultos.

Dos de las bebidas más populares —Kool Aid Jammers y Capri Sun Roarin’— anunciaron sus bebidas directamente a los niños en los programas de televisión para menores, según el informe.

Ambas bebidas contienen 0% de jugo pero tienen imágenes de fruta en la parte frontal del empaque. CNN contactó a Kraft Heinz, quien fabrica ambos productos, y no recibió una respuesta.

Muchos de los principales fabricantes de bebidas se han comprometido a cambiar la forma en que se anuncian a los niños.

La Asociación Estadounidense de Bebidas (ABA, por sus siglas en inglés), que representa a algunos de los fabricantes de bebidas, hizo esta declaración: “Nuestras compañías siguen estrictamente las pautas establecidas por monitores independientes que limitan la comercialización de bebidas para niños a productos 100% jugo, agua o bebidas lácteas y monitoreamos los anuncios de televisión, radio y la publicidad digital para confirmar el cumplimiento”.

Sin embargo hay varias lagunas en su política de marketing responsable, dijo Harris. Por ejemplo, los niños ven anuncios cuando ven televisión con sus padres.

“Además, la ABA no considera los envases diseñados para atraer a los niños como mercadotecnia para los niños”, dijo Harris. “Tanto Hi C como Tum E Yummies son bebidas de fruta endulzadas de Coca-Cola con empaques claramente dirigidos a los niños”.

Azúcares añadidos y edulcorantes artificiales

Un tercio de todas las bebidas de frutas endulzadas contenían al menos 16 gramos de azúcar, más de la mitad de la cantidad máxima de azúcar que se supone que un niño debe tomar cada día. Algunos son incluso peores, como el refresco de fruta Minute Maid Lemonade de Coca-Cola.

“La pequeña caja de jugo de 6 onzas tiene 21 gramos de azúcar”, dijo Harris. “Se supone que los niños no deben consumir más de 25 gramos de azúcar al día. Por lo tanto, esa caja de jugo usaría la mayor parte de esa cantidad por día”.

Cuando CNN se comunicó para obtener un comentario, Coca-Cola proporcionó un enlace a los esfuerzos recientes para reducir el azúcar en su compañía.

La investigación muestra que los padres no quieren darles a sus hijos bebidas con edulcorantes artificiales. Sin embargo, el 74% de las bebidas de frutas endulzadas y aguas aromatizadas probadas contenían edulcorantes bajos en calorías. Tanto el azúcar como los edulcorantes artificiales se encontraban en el 38% de las bebidas.

“Si nos fijamos en el empaque de los productos, es imposible saber qué hay dentro del producto solo desde el frente del paquete”, dijo Harris. “Debes darle la vuelta y mirar la lista de ingredientes para ver cuánto jugo contiene o para ver si tiene azúcar o edulcorantes bajos en calorías”.

A partir del 1 de enero de 2020 las principales marcas con 10 millones de dólares o más en ventas deben revelar azúcares agregados en la etiqueta nutricional en la parte posterior de todos los productos, de acuerdo con las nuevas pautas de la Administración de Alimentos y Medicamentos. Los fabricantes más pequeños tienen un año adicional para cumplir.

Pero la nueva etiqueta no incluirá un edulcorante artificial bajo en calorías, dijo Harris. Esos permanecerán ocultos en la lista de ingredientes, lo que requerirá que los padres con ojos agudos los busquen.

Una preocupación, dijo, es que los padres pueden no reconocer los nombres químicos de los edulcorantes, como aspartame, acesulfamo-potasio, sucralosa, stevia, neotamo o sacarina.

Sin embargo, evitar bebidas endulzadas, especialmente aquellas que son extra dulces porque están endulzadas artificialmente, es de vital importancia para los niños menores de 5 años.

“Esa es la edad en que se desarrollan las preferencias de sabor de los niños”, dijo Harris. “Entonces, si se acostumbran a productos realmente dulces, y los edulcorantes artificiales pueden ser demasiado dulces, entonces cuando tratas de hacer que tu hijo tome agua o leche, simplemente no le sabe bien. Menos de 5 años es un tiempo realmente crítico”.

La stevia, hecha de la hoja de una planta, a menudo es considerada por los padres como “saludable”, pero Harris dijo que no hay evidencia de que “sea diferente de los otros edulcorantes, excepto que está hecha de una hoja en lugar de productos químicos”.

“Nadie sabe el impacto que puede tener”, dijo Harris. “Nadie ha podido hacer la investigación, especialmente con niños”.

La reacción al informe fue negativa por parte de los grupos de salud

La reacción al informe Children’s Fact de Bebidas de las organizaciones nacionales de salud y nutrición fue cortante.

“Como nación, tenemos que decir ‘no’ a la embestida de la comercialización de bebidas azucaradas a nuestros hijos”, dijo la dietista registrada Rachel Johnson, expresidenta del comité de nutrición de la American Heart Association, en un comunicado.

“Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco”, agregó Johnson.

El informe recomienda que los fabricantes etiqueten claramente todos los azúcares agregados, incluidos los edulcorantes bajos en calorías, y muestren el porcentaje de jugo en el frente del paquete de bebidas, donde es más probable que los consumidores lo vean.

El informe también sugiere que la FDA prohíba el uso engañoso de imágenes de frutas en bebidas con poco o ningún jugo y exija a los fabricantes que cumplan con las declaraciones nutricionales en sus envases.

Finalmente, el informe dice que los impuestos estatales y locales sobre bebidas azucaradas deberían ampliarse e incluir bebidas de frutas para niños y aguas saborizadas, con la esperanza de que los precios más altos desalienten el uso.

“Esto puede incluir impuestos a las bebidas azucaradas combinados con una mayor educación sobre los daños a la salud, como a través de etiquetas de advertencia”, dijo Muth de la AAP. “Los padres también juegan un papel importante al modelar opciones de bebidas saludables y al negarse a comprar bebidas azucaradas”.

Opciones más saludables

La American Heart Association se unió a la Academia Estadounidense de Pediatría, la Academia de Nutrición y Dietética y la Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica y publicaron una declaración de consenso en septiembre que establece qué deben beber los niños de 5 años o menos.

“Todos los niños de 5 años y menores deben evitar beber leches saborizadas, fórmulas para niños pequeños, leches de origen vegetal / no lácteas, bebidas con cafeína y bebidas azucaradas y bajas en calorías”, dicen las recomendaciones, “ya que estas bebidas pueden ser grandes fuentes de azúcares añadidos en las dietas de los niños pequeños y no proporcionan un valor nutricional único”.

Los bebés menores de seis meses solo necesitan leche materna y fórmula. En cuanto al jugo, el grupo dice que es mejor evitar el jugo en niños menores de un año. “Incluso el jugo 100% de fruta no ofrece beneficios nutricionales sobre la fruta entera”.

Eso se debe a que los azúcares naturales en el jugo contribuyen al aumento de peso y la caries dental tanto como otros azúcares, dicen los pediatras. Si bien el jugo contiene algunas vitaminas y un poco de calcio, la falta general de proteínas y fibra lo convierten en una mala elección para una bebida saludable.

Las bebidas de elección para el segundo año de vida de un niño deben ser agua y leche entera, aconsejan los grupos. “Una pequeña cantidad de jugo está bien”, dicen las recomendaciones, “pero asegúrese de que sea 100% jugo de fruta para evitar el azúcar agregado. Mejor aún, sirva pequeños trozos de fruta real, que son aún más saludables”.

Entre los 2 y 5 años, los padres deben pasar a la leche descremada o baja en grasa y seguir alentando el consumo el agua para hidratar a sus hijos. El jugo debe mantenerse al mínimo y “recuerda que agregar agua puede ser un gran aporte”, dice la guía.

Y a medida que el niño crece, “el agua y la leche son las bebidas preferidas para todos los niños”, dijo Muth.

Para los padres que planean proporcionar 100% de jugo, el informe de Children’s Drink Fact tuvo algunas buenas noticias.

Los fabricantes de bebidas han hecho algunos avances: había 33 marcas diferentes de jugo 100% o mezclas de jugo y agua.

Pero ten cuidado con las cajas y bolsas de jugo al 100% porque la mayoría contenía más de 4 oz, que es la cantidad máxima diaria de jugo recomendada para niños pequeños entre las edades de 1 y 3. Algunos incluso contenían más de 6 oz., el máximo recomendado para preescolares de 4 a 6 años.

La mayoría de las mezclas de jugo y agua, según el informe, contenían menos de 50 calorías y eran más bajas en azúcares totales y calorías que las bebidas 100% de jugo.

CNN