Skip to Content
News

Un embarazo estresante reduce las posibilidades de tener un hijo hombre, según un estudio

(CNN) — Las futuras mamás que sufren estrés físico o mental durante sus embarazos tienen menos probabilidades de tener un niño y también pueden tener un mayor riesgo de parto prematuro, según un estudio publicado este lunes.

MIRA: Nuevo estudio vincula exposición al flúor durante el embarazo con una disminución en el coeficiente intelectual en los niños

“El útero es un primer hogar influyente”, dijo la autora principal Catherine Monk, directora de salud mental de las mujeres en la unidad obstetricia / ginecología en el Centro Médico Irving de NewYork-Presbyterian / Columbia University.

“Sabemos que los varones son más vulnerables en el útero y, presumiblemente, el estrés en estas mujeres es de larga data”, dijo Monk.

La naturaleza generalmente asegura que hay un promedio de 105 niños nacidos por cada 100 nacimientos femeninos; después de todo, los machos tenían más probabilidades de morir por accidentes o peleas de caza salvaje.

Pero en este estudio, las mujeres que tenían presión arterial más alta y otros signos de estrés físico tuvieron cuatro niños por cada nueve niñas (relación 4:9); mientras que las madres que estaban psicológicamente estresadas tenían dos niños por cada 3 niñas (relación 2:3). Todas las mujeres tuvieron embarazos saludables.

LEE: Fumar durante el embarazo aumenta el riesgo por muerte súbita del bebé

“Otros investigadores han visto este patrón de disminución en los nacimientos masculinos relacionados con eventos catastróficos traumáticos”, dijo Monk. “Uno de ellos es el asesinato del presidente Kennedy y el otro son los ataques terroristas del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York”.

Las mujeres embarazadas que fueron presionadas físicamente también fueron más propensas a dar a luz prematuramente que las madres sin estrés. Sin embargo, las futuras madres con tensión mental tuvieron más complicaciones durante el parto, como un parto más prolongado, que las madres con estrés físico.

El papel del apoyo social

Sin embargo, cuando las futuras madres recibieron apoyo social, como tener a alguien con quien hablar o contar para que les ayudara con sus problemas, el riesgo de parto prematuro desapareció, un descubrimiento sorprendente, dijo Monk.

Aún más sorprendente, cuanto más apoyo social recibía una madre, más posibilidades tenía de tener un bebé varón.

“El apoyo podría ser de familiares y amigos”, dijo Monk. “Podría ser un sentido de pertenencia en una comunidad religiosa. Es el sentido de cohesión social y conexión social lo que la investigación sugiere se convierte en un amortiguador contra las experiencias de estrés. Significa que te tomas un descanso”.

MIRA: Tomar vitaminas durante el embarazo reduce el riesgo de autismo

El apoyo social es crítico para generar confianza en una nueva madre, dijo la doctora Christina Penfield, profesora asistente de medicina materno-fetal en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, que no participó en el estudio.

“El embarazo es un momento crucial en la vida de las mujeres que coincide con una redefinición de uno mismo, la familia y la comunidad”, dijo Penfield. “Por lo tanto, no es sorprendente que varios estudios hayan demostrado que cuando brindamos programas de apoyo social a mujeres embarazadas vemos mejoras en sus resultados psicosociales”.

Estrés crónico y embarazo

Se estima que 30% de las mujeres embarazadas reportan estrés psicosocial por tensión en el trabajo o depresión y ansiedad, según los estudios.

Si bien este estudio no exploró cómo el estrés podría afectar el embarazo, otros han señalado el papel de la hormona del estrés cortisol.

El cortisol es parte del sistema de alarma de “vuelo o vuelo” del cuerpo y está destinado a disiparse una vez que el peligro haya pasado. Los niveles crónicamente altos pueden aumentar la presión arterial y hacer que un individuo sea más propenso a la enfermedad.

LEE: El embarazo es más peligroso que practicar paracaidismo: ¿por qué debería la publicidad de anticonceptivos controlarse mejor?

Un estudio encontró que las mujeres embarazadas bajo presión tenían niveles más altos de cortisol; esos niveles también estaban presentes en el líquido amniótico del bebé a las 17 semanas de gestación.

“El estrés durante el embarazo puede ser perjudicial tanto para la madre como para el bebé”, dijo Laura Berman, profesora clínica asistente de obstetricia / ginecología y psiquiatría en la Facultad de Medicina de Feinberg.

“Estar estresada mientras se espera un bebé puede aumentar las posibilidades de una mujer de depresión posparto. También puede conducir a parto prematuro y bajo peso al nacer”, agregó Berman, quien no participó en el estudio.

Sin embargo, Penfield advierte contra enfocarse mucho en una asociación entre el estrés materno y los resultados adversos.

“Estos estudios solo pueden sugerir una asociación y no pueden establecer la causalidad”, dijo. “Por ejemplo, algunas mujeres que reportan un alto estrés también pueden tener una disminución del sueño, dietas irregulares o poco saludables, o mayores tasas de consumo de sustancias. No está claro si es el ‘estrés’ el que causa el resultado adverso”.

El estrés es parte de la vida

El estrés es parte de la vida cotidiana. De hecho, el “buen” estrés motiva y enfoca la atención. Es cuando el estrés se vuelve abrumador o constante que no es saludable.

“La mayoría de las mujeres informan haber experimentado al menos un evento estresante en la vida en el año antes de dar a luz, así que experimentar estrés en el embarazo a menudo es inevitable”, dijo Penfield.

MIRA: EE.UU. provee pruebas de embarazo a niñas inmigrantes detenidas desde los 10 años

“Cuando se enfrentan al estrés, lo mejor que pueden hacer las futuras madres es minimizar el impacto del estrés en su vida diaria y tratar de mantener buenos hábitos de sueño, nutrición y ejercicio”, agregó.

“Considero que la meditación es una herramienta increíblemente útil para controlar el estrés”, dijo Berman. “A diferencia del ejercicio, que puede ser difícil para las mamás que están muy avanzadas en su embarazo, la meditación funciona para todas las etapas del embarazo y todos los tamaños de mujeres”.

Otra herramienta útil, dijo Berman, son los grupos de apoyo para el embarazo, así como la terapia de pareja para madres y futuros padres que desean asegurarse de que su relación esté en el camino correcto antes de que llegue el bebé.

Monk sugiere que el mejor momento para planificar un embarazo más libre de estrés es justo cuando comienza la atención prenatal.

“¿Por qué no se registra y se pregunta cómo maneja el estrés? ¿Tiene herramientas? ¿Necesita más ayuda? ¿De dónde vendrá la ayuda adicional? Creo que es el momento ideal para hacerlo”.

CNN