Skip to Content

¿El mejor equipo que nunca ganó la Copa del Mundo? Cómo la selección brasileña de 1982 se convirtió en una de las más queridas de la historia

Luis Ernesto Quintana Barney

(CNN) — Cada vez que Sócrates salía al campo, todos los ojos estaban puestos en el hombre al que llamaban “Doctor”.

Además de ser un futbolista con un enorme talento (su fascinante habilidad técnica, poder y piernas esbeltas lo convertían en una maravilla para mirar), también era un hombre excepcionalmente inteligente, obtuvo un título de médico de la Universidad de São Paulo al principio de su carrera.

El apodo de “Doctor” de Sócrates se quedó con él, aunque sus prácticas no eran convencionales; se sabía que le gustaba fumar y beber, pero sus vicios nunca parecieron obstaculizarlo en el campo.

También fue capitán de la selección de Brasil en la Copa del Mundo de 1982, mucho antes de que la televisión por cable y el streaming hicieran que todos los partidos de fútbol y datos de jugadores estuvieran disponibles. Las selecciones y sus jugadores estrella eran un misterio al llegar a un Mundial, con la Seleçao y sus estrellas con una cualidad casi mística.

Cuando Brasil saltó al terreno de juego para su primer partido de España 1982 contra la URSS, resplandeciente con ese famoso uniforme amarillo y azul canaria, pocos aficionados sabían qué esperar.

Sin embargo, después de 90 minutos, estaban hipnotizados por lo que habían visto, y Sócrates, el capitán del equipo, el cerebro y el corazón, estaba en el centro de todo.

Sócrates en acción contra Argentina durante la Copa del Mundo de 1982. Manny Crédito: Millán/Sports Illustrated/Getty Images

A pesar de ir 1-0 abajo en la etapa inicial del partido, Brasil jugó un estilo de fútbol extravagante y fluido, que recuerda a los grandes equipos brasileños del pasado, y finalmente ganó 2-1 gracias a los sorprendentes goles tardíos de Sócrates y Eder, dos nombres que a menudo surgen en elogios sobre la escuadra.

“Todos estábamos muy, muy optimistas sobre lo que sucedería en esa Copa del Mundo”, dijo a CNN Sport Juca Kfouri, uno de los comentaristas más condecorados de Brasil.

“En primer lugar, porque eran jugadores excepcionales, cada uno con sus características, su personalidad era muy, muy fuerte y eran amables, cautivadores y seductores.

“Tienes como ejemplo al ‘Doctor’ Sócrates, un demócrata, un militante de las cosas buenas para su pueblo”, agregó Kfouri sobre el hombre que había sido una voz destacada en la oposición al gobierno militar de Brasil y que se haría conocido por sus mensajes en diademas en México cuatro años después.

Resultados del Mundial de Qatar 2022: grupos y tabla de posiciones en vivo

En Uruguay, 18 meses antes, Brasil era uno de los seis equipos que competían en la Copa de Oro de los Campeones del Mundo, conocida como el ‘Mundialito’ o ‘Pequeña Copa del Mundo’, que consistía en cinco de los seis ganadores de la Copa del Mundo en ese momento y Países Bajos, que había reemplazado a Inglaterra.

A pesar de perder ante Uruguay en la final de la Copa Oro, Brasil venció a Alemania Occidental, uno de los favoritos para la Copa del Mundo de 1982 y eventual finalista perdedor, 4-1 en la fase de grupos. Fue una victoria “categórica”, recuerda Kfouri, “un espectáculo futbolístico”.

A medida que avanzaba el torneo en España, el optimismo en Brasil solo crecía. Siguieron victorias completas y hermosas sobre Escocia y Nueva Zelandia, victorias por 4-1 y 4-0 respectivamente, mientras Brasil avanzaba a la segunda fase de grupos de la Copa del Mundo con una floritura.

Cerezo fue considerado entre los mejores jugadores del equipo de Brasil de 1982. Crédito: Peter Robinson/EMPICS/PA Images/Getty Images

“No me importa una paliza de Brasil”

En la Copa del Mundo de 1974 en Alemania, el comentarista y autor escocés Archie Macpherson recuerda una selección de Brasil muy diferente a la que había estado por última vez en Europa para la Copa del Mundo de 1966 en Inglaterra.

“Después de 1966, los brasileños estaban tan indignados por la forma en que los habían tratado en el campo, particularmente a Pelé, cuyas piernas apenas podían verse por los moretones y los cortes –fue apaleado a simple vista–, decidieron que si iban a volver a Europa tendrían que endurecerse considerablemente”, recuerda McPherson, autor de Touching the Heights.

“Entonces, cuando regresaron en el 74, no era el tipo de equipo brasileño que realmente esperábamos. Tenían uno o dos jugadores sobresalientes… pero eran más duros, y lo mezclaron y en lugar de jugar con ese estilo extravagante se habían vuelto, si puedo decirlo de esta manera, ‘europeizados’ simplemente para sobrevivir.

“Entonces nos preguntábamos cómo eran [en España ’82] pero estos primeros tres partidos que jugaron, claramente habían recurrido al tipo, al estilo, a sus ritmos naturales. Así que fue bueno verlos de vuelta de esa manera y es por eso que comenzaron a ganar apoyo”.

El escocés John Wark defiende a Falcao durante el choque de la fase de grupos. Crédito: Peter Robinson/EMPICS/PA Images/Getty Images

La Escocia de Macpherson fue la desafortunada receptora de una de las actuaciones más fascinantes que realizó el equipo de Brasil. Sin embargo, tal fue la belleza con la que jugó ese equipo, que Macpherson solo se quedó con sentimientos de asombro una vez que terminó el partido.

A pesar de volver a ir un gol por detrás, Brasil nunca cambió su estilo de juego, aunque Macpherson señala que esta admirable terquedad de jugar solo un fútbol hermoso también puede haber llevado a la caída del equipo.

“Cometimos el error de insultar a los brasileños al anotar después de unos 18 minutos”, se ríe Macpherson, “y luego nos dispararon. En el centro del equipo estaba, por supuesto, Sócrates, el médico que tocaba la guitarra y fumaba, que parecía contradecir todos los consejos médicos en su estilo de vida.

“Él representó esa elegancia y esa naturaleza casi casual de la forma en que los brasileños comenzaron a jugar, apoyándose en grandes pies y gran velocidad. Estaba realmente en el centro de todo. Tal vez, su estilo distintivo lo convirtió en un punto focal para ver, pero después de que David Narey anotó ese gol… los brasileños se fueron con todo”.

“No me importa una paliza de Brasil porque fue maravilloso verlo. No fue una derrota, fue la culminación de una demostración de lo mejor del fútbol: la exhibición de destreza, la limpieza y el hecho de que en el 4-1 –y este fue el mayor logro de todos y el mejor cumplido de todos– los seguidores escoceses estaban lejos de desanimarse”.

“Eliminan a Brasil”

Antes del cambio en el formato de la Copa del Mundo, los dos mejores equipos de seis grupos crearon otros cuatro grupos de tres equipos, con los cuatro ganadores de la segunda fase de grupos como semifinalistas.

Zico celebra su gol contra Argentina. Crédito: Mark Leech/Offside/Getty Images

Brasil se ubicó en un grupo junto a la Italia de Paolo Rossi y la Argentina de Diego Maradona, el campeón defensor cuatro años antes.

Después de que Italia derrotara a Argentina por 2-1 en el partido inaugural, Brasil superó a la Albiceleste por 3-1 gracias a los goles de Zico, Serginho y Junior, con la expulsión de Maradona y el gol de consolación tardío de Ramón Díaz para los argentinos.

Entonces, todo se reducía a Brasil vs. Italia el 5 de julio por un lugar en la semifinal de la Copa del Mundo de 1982.

“Tengo que decir que Italia jugó mejor que Brasil y su victoria fue indiscutible”, dice Kfouri. “Es solo una de esas cosas en el fútbol. Ellos [Brasil e Italia] podían jugar 10 veces, Brasil ganaba siete, empataba dos y perdía el 5 de julio. Ese día era el día de Italia, eso es indiscutible.

“Esta imagen de un gran equipo de Brasil se mantuvo de todos modos. Nunca olvidaré el titular de un periódico en Andalucía, que decía lo siguiente: ‘Ya nadie entiende este mundo; eliminan a Brasil’”.

Italia se había puesto por delante en dos ocasiones gracias a los goles de Rossi, pero Brasil se defendió en ambas ocasiones a través de Sócrates y Falcão. Sin embargo, cuando Rossi completó su “hat-trick” a 15 minutos del final, no iba a haber una tercera remontada brasileña.

El delantero italiano Francesco Graziani intenta llegar al balón con la cabeza, pero el portero brasileño Valdir Peres, asistido por su defensor Oscar, desvía el balón con un puñetazo. Crédito: Melchert/picture alliance/Getty Images

Macpherson describió el resultado como “un gran anticlímax” para los neutrales que miraban la Copa del Mundo.

“Recuerdo sentirme miserable, era casi como si mi equipo local hubiera sido derrotado, mi país de origen hubiera sido derrotado”, recuerda Macpherson.

“Estaba tan decepcionado, como muchos otros en todo el mundo, pero insisto en que fue obra de ellos mismos. No podían cambiar el estilo en absoluto para adaptarse a las circunstancias”.

“A nadie le gustaban los italianos”, añade. “El fútbol italiano, por supuesto, tenía esta reputación de ser cínico y defensivo. Helenio Herrera, un argentino, estableció el Catenaccio en todo el fútbol italiano y, de hecho, en toda Europa, y este fue el antídoto, un antídoto completo”.

“Así que por eso estaban tan decepcionados. Quiero decir, puedo recordar que me frustraba al no poder volver a ver a este grupo de jugadores”.

“Fuera de la propia Italia, y yo estaba allí con periodistas italianos, no había un alma fuera de ese grupo que quisiera que Italia ganara. Animaron a Brasil, con la esperanza de que esto probaría que su tipo de fútbol podía mantenerse y tener éxito”.

Brasil remontó dos veces contra Italia, pero no pudo por tercera vez. Crédito:Mark Leech/Offside/Getty Images

El legado de Neymar y Tite

Antes del primer partido de Brasil contra Serbia en Qatar, la Seleção entra en el torneo, como lo hace a menudo, entre los favoritos para levantar el trofeo. Sin embargo, tal es la admiración por el equipo del 82, que Kfouri dice que incluso la victoria en Qatar no pondría al grupo actual de jugadores en el mismo pedestal.

Si Neymar iba a ganar la Bota de Oro en el camino para guiar a Brasil a la victoria en Qatar, Kfouri admite que será considerado mejor que las queridas estrellas del 82, elevándose a las alturas de Ronaldo, Romario y Rivaldo, pero que probablemente no sea amado de la misma manera.

“El equipo del 94 ganó, el equipo del 2002 ganó y no se comparan con el equipo del 82”, dice Kfouri. “Ahora, por supuesto, si me preguntas si por casualidad, no lo creo, pero si por casualidad el equipo actual muestra un fútbol fabuloso en Qatar, es posible, pero nada indica que esto vaya a suceder”.

Los jugadores brasileños celebran un gol contra Argentina. Crédito: Mark Leech/Offside/Getty Images

A pesar de esa derrota desgarradora ante Italia, no hay ningún sentimiento de arrepentimiento de que el equipo de Brasil en 1982 no haya podido levantar el trofeo de la Copa del Mundo, solo queda un sentimiento de orgullo que la nación produjo y pudo presenciar uno de los equipos más queridos en historia.

“No voy a hablar, dejaré hablar a Pep Guardiola cuando diga que es una selección, un equipo de fútbol, ​​que ha sobrevivido durante 40 años como algo espectacular”, dice Kfouri.

“El equipo de hoy tiene como máximo un jugador destacado, Neymar, que no es capaz de hacer solo lo que han hecho Sócrates, Zico, Falcão, Cerezo, cuatro jugadores extraordinarios, cuatro genios.

“Entonces creo que no hay comparación, de la misma manera que no hay comparación con los dos equipos que ganaron después, del 94 y del 2002, el equipo del 82 es mejor que los dos. Ese equipo no ganó como Países Bajos no ganó en el 74, como Hungría no ganó en el 54; estas cosas simplemente suceden en el fútbol”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN - Spanish

CNN Newssource

BE PART OF THE CONVERSATION

KRDO NewsChannel 13 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content