Skip to Content

Fármaco experimental parece retrasar la progresión de la enfermedad de Alzheimer en un ensayo clínico, pero plantea problemas de seguridad

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — El fármaco experimental lecanemab muestra “potencial” como tratamiento para la enfermedad de Alzheimer, según los resultados del nuevo ensayo de fase 3, pero los hallazgos plantean algunas preocupaciones de seguridad debido a su asociación con ciertos eventos adversos graves.

Lecanemab se ha convertido en uno de los primeros medicamentos experimentales para la demencia que parece retardar la progresión del deterioro cognitivo.

Los datos del ensayo largamente esperados, publicados este martes en el New England Journal of Medicine, llegan aproximadamente dos meses después de que los fabricantes de medicamentos Biogen y Eisai anunciaran que se había descubierto que lecanemab reduce el deterioro cognitivo y funcional en un 27% en su ensayo de fase 3.

Un ensayo de Fase 2 no mostró una diferencia significativa entre lecanemab y un placebo en pacientes con enfermedad de Alzheimer en 12 meses, pero los datos del ensayo de Fase 3 sugieren que a los 18 meses, lecanameb se asoció con una mayor eliminación de amiloide y menos deterioro cognitivo.

La lucha contra el alzhéimer: ¿dónde estamos ahora?

“En personas con enfermedad de Alzheimer temprana, lecanemab redujo los niveles de amiloide en el cerebro y se asoció con menos disminución en las medidas clínicas de cognición y función que el placebo a los 18 meses, pero se asoció con eventos adversos”, escribieron los investigadores. “Se justifican ensayos más largos para determinar la eficacia y seguridad de lecanemab en la enfermedad de Alzheimer temprana”.

La Asociación de Alzheimer dijo en un comunicado este martes que da la bienvenida y se siente más alentado por los datos completos de la Fase 3.

“Estos resultados publicados y revisados por pares muestran que lecanemab proporcionará a los pacientes más tiempo para participar en la vida diaria y vivir de forma independiente. Podría significar muchos meses más de reconocer a su cónyuge, hijos y nietos. Los tratamientos que brindan beneficios tangibles a las personas que viven con deterioro cognitivo leve (DCL) debido a la enfermedad de Alzheimer y la demencia temprana de la enfermedad de Alzheimer son tan valiosos como los tratamientos que prolongan la vida de las personas con otras enfermedades terminales”, dijo la Asociación.

La eliminación del amiloide, clave en el alzhéimer

El ensayo de Fase 3 se llevó a cabo en 235 sitios en América del Norte, Europa y Asia desde marzo de 2019 hasta marzo de 2021. Involucró a 1.795 adultos, de 50 a 90 años, con deterioro cognitivo leve debido a la enfermedad de Alzheimer temprana o Demencia relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Aproximadamente la mitad de los participantes fueron asignados al azar para recibir lecanemab, por vía intravenosa cada dos semanas, y los demás recibieron un placebo.

Los investigadores encontraron que los participantes en ambos grupos tenían una “puntuación de demencia clínica” o puntuación CDR-SB de aproximadamente 3,2 al comienzo del ensayo. Tal puntaje es consistente con la enfermedad de Alzheimer temprana, con un número más alto asociado con más deterioro cognitivo. A los 18 meses, la puntuación CDR-SB aumentó 1.21 puntos en el grupo de lecanemab, en comparación con 1.66 en el grupo de placebo.

“Las diferencias significativas emergen ya en el punto de tiempo de seis meses”, dijo este martes el Dr. Christopher van Dyck, autor del estudio y director del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Yale, durante una presentación en la Conferencia de Ensayos Clínicos sobre la Enfermedad de Alzheimer en San Francisco.

“El tratamiento con lecanemab cumplió con los criterios de valoración primarios y secundarios”, dijo.

Conoce dónde puedes buscar ayuda e información del alzhéimer 1:58

Lecanemab, un anticuerpo monoclonal, funciona uniéndose a la beta amiloide, un sello distintivo del trastorno cerebral degenerativo. Al inicio del estudio, el nivel promedio de amiloide de los participantes era de 77,92 centiloides en el grupo de lecanemab y de 75,03 centiloides en el grupo de placebo.

A los 18 meses, el nivel promedio de amiloide disminuyó 55,48 centiloides en el grupo de lecanemab y aumentó 3,64 centiloides en el grupo de placebo, encontraron los investigadores.

Con base en estos resultados, “lecanemab tiene el potencial de marcar una diferencia clínicamente significativa para las personas que viven con las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer y sus familias al retardar el deterioro cognitivo y funcional”, dijo la Dra. Lynn Kramer, directora clínica de la enfermedad de Alzheimer y la salud cerebral en Eisai, en un comunicado.

Descubren 42 genes de la enfermedad de Alzheimer hasta ahora desconocidos

¿Síntomas de alzhéimer o señales propias del envejecimiento? 3:32

La evaluación de la seguridad, una gran preocupación

Alrededor del 6,9 % de los participantes del ensayo en el grupo de lecanemab interrumpieron el ensayo debido a eventos adversos, en comparación con el 2,9 % de los del grupo de placebo. En general, hubo eventos adversos graves en el 14% del grupo de lecanemab y en el 11,3% del grupo de placebo.

Los eventos adversos más comunes en el grupo del fármaco fueron reacciones a las infusiones intravenosas y anomalías en las resonancias magnéticas, como inflamación y hemorragia cerebral denominadas anomalías en las imágenes relacionadas con el amiloide, o ARIA.

“El lecanemab fue generalmente bien tolerado. La mayoría de los eventos adversos fueron reacciones relacionadas con la infusión, ARIA-H y ARIA-E y dolor de cabeza”, dijo durante la conferencia este martes el Dr. Marwan Sabbagh, autor del estudio y profesor del Instituto Neurológico Barrow. Agregó que tales eventos se resolvieron en meses.

Se observó hemorragia cerebral por ARIA en el 17,3% de los que recibieron lecanemab y en el 9% de los del grupo de placebo. La inflamación cerebral por ARIA se documentó en el 12,6% con lecanemab y en el 1,7% con placebo, según los datos del ensayo.

Es posible que algunas personas que contraen ARIA no presenten síntomas, pero en ocasiones puede llevar a la hospitalización o a un deterioro duradero. Y la frecuencia de los eventos ARIA pareció ser más alta en personas que tenían un gen llamado APOE4, que puede aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Los eventos por ARIA “fueron numéricamente menos comunes” entre los no portadores de APOE4, escribieron los investigadores.

Los investigadores también escribieron que alrededor del 0,7% de los participantes en el grupo de lecanemab y el 0,8% de los del grupo de placebo murieron, lo que corresponde a seis muertes documentadas en el grupo de lecanemab y siete en el grupo de placebo. “Los investigadores no consideraron que ninguna muerte estuviera relacionada con lecanemab o que ocurriera con ARIA”, escribieron.

Aprueban una medicina experimental contra el Alzheimer 1:32

La empresa pretende solicitar la aprobación del fármaco en Estados Unidos a finales de marzo, según su comunicado de prensa. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. ha otorgado a lecanemab una “revisión prioritaria”.

En julio, la FDA aceptó la solicitud de licencia biológica de Eisai para lecanemab bajo la vía de aprobación acelerada, según la compañía. El programa permite la aprobación anticipada de medicamentos que tratan afecciones graves y “cubren una necesidad médica no cubierta” mientras se estudian los medicamentos en ensayos más amplios y prolongados.

Si los ensayos confirman que el medicamento brinda un beneficio clínico, la FDA otorga la aprobación tradicional. Pero si el ensayo de confirmación no muestra ningún beneficio, la FDA tiene procedimientos regulatorios que podrían conducir a retirar el medicamento del mercado.

“Se espera que la FDA decida si otorgará una aprobación acelerada a lecanemab antes del 6 de enero de 2023”, dice la declaración de la Asociación de Alzheimer.

“Si la FDA lo hiciera, la política actual [del Centro de Servicios de Medicare y Medicaid] evitará que miles y miles de beneficiarios de Medicare con una enfermedad terminal y progresiva accedan a este tratamiento dentro del período limitado que tendrán para acceder a él. Si un paciente decide con su proveedor de atención médica que un tratamiento es adecuado para él, Medicare debe respaldarlo como lo hace con los beneficiarios con cualquier otra enfermedad”.

“Este es solo el primer capítulo”

“Cuando la FDA apruebe este fármaco y cuando lo haga, los médicos tardarán algún tiempo en poder analizar cómo este fármaco puede o no ser eficaz en sus propios pacientes”, especialmente porque los portadores del gen APOE4 podrían tener un mayor riesgo de efectos secundarios, dijo el Dr. Richard Isaacson, profesor asociado adjunto de neurología en Weill Cornell Medicine, que no está involucrado en el estudio de lecanemab o su desarrollo.

“Si bien este estudio es ciertamente alentador, aún está por verse cómo se traduce en la práctica clínica, la práctica clínica del mundo real”, dijo sobre los datos del ensayo de fase 3.

En general, “los médicos están hambrientos de cualquier posible terapia que pueda ayudar a nuestros pacientes. Tengo cuatro miembros de la familia con la enfermedad de Alzheimer. Si tengo un familiar que viene a mí y me dice: ‘¿Debería tomar este medicamento?’ En el paciente correcto, en la dosis correcta, durante la duración correcta, con un control adecuado y cuidadoso de los efectos secundarios, sí, sugeriría que este medicamento es una opción viable”, dijo Isaacson. “Yo diría que incluso una opción importante”.

Agregó que el medicamento experimental sirve como ejemplo de la importante necesidad de medicina personalizada en Estados Unidos, especialmente cuando se trata de la enfermedad de Alzheimer, como el uso de pruebas genéticas en la práctica clínica para identificar el gen APOE para individualizar mejor el enfoque para el cuidado de un paciente.

“Este es solo el primer capítulo de lo que espero que se convierta en un libro realmente largo sobre terapias modificadoras de la enfermedad de Alzheimer”, dijo.

Más de 300 tratamientos para el Alzheimer están en ensayos clínicos, según la Asociación de Alzheimer.

El alzhéimer, una enfermedad compleja

La enfermedad de Alzheimer se documentó por primera vez en 1906, cuando el Dr. Alois Alzheimer descubrió cambios en el tejido cerebral de una mujer que tenía pérdida de memoria, problemas de lenguaje y conductas impredecibles. La enfermedad debilitante ahora afecta a más de seis millones de adultos solo en Estados Unidos.

No hay cura para la enfermedad de Alzheimer, pero hay varios medicamentos recetados disponibles para ayudar a controlar los síntomas. El año pasado, la FDA aprobó Aduhelm para las primeras fases de la enfermedad de Alzheimer. Antes de eso, la FDA no había aprobado una nueva terapia para la afección desde 2003.

Aunque el lecanemab se está probando como un medicamento para el Alzheimer, no es una cura, dijo Tara Spires-Jones, subdirectora del Center for Discovery Brain Sciences en la Universidad de Edimburgo, que no participó en el estudio.

“Ambos grupos en el ensayo tuvieron un empeoramiento de los síntomas, pero las personas que tomaron el medicamento no declinaron tanto en sus habilidades cognitivas”, dijo Spires-Jones en una declaración escrita distribuida por el Science Media Centre con sede en el Reino Unido. “Se necesitarán ensayos más prolongados para asegurarse de que los beneficios de este tratamiento superen los riesgos”.

En general, el alzhéimer continúa siendo una enfermedad “compleja”, dijo Bart De Strooper, director del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido, en un comunicado distribuido por el Science Media Centre.

“Todavía tenemos mucho que aprender sobre las causas subyacentes. Por lo tanto, es imperativo que sigamos invirtiendo en investigación de descubrimiento y, al hacerlo, también podemos identificar nuevos objetivos para los que podemos desarrollar terapias que podríamos usar en combinación con medicamentos antiamiloides como lecanemab”, dijo De Strooper, quien es consultor de una serie de compañías farmacéuticas, incluida Eisai, pero no ha consultado sobre lecanemab.

“Este ensayo demuestra que la enfermedad de Alzheimer se puede tratar”, dijo. “Espero que comencemos a ver una reversión en la financiación insuficiente crónica de la investigación de la demencia. Espero un futuro en el que tratemos esta y otras enfermedades neurodegenerativas con una batería de medicamentos adaptados a las necesidades individuales de nuestros pacientes”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN - Spanish

CNN Newssource

BE PART OF THE CONVERSATION

KRDO NewsChannel 13 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content