Skip to Content

ANÁLISIS | Un viaje de tres semanas por las líneas del frente en Ucrania me enseñó esto: es poco probable que la marea de la guerra cambie pronto

Rocío Muñoz-Ledo

Kramatorsk, Ucrania (CNN) — Hay muchas observaciones que hacer sobre Ucrania. Pero en un viaje por carretera reciente, uno sobresale: cuán vasto es el país. Tres semanas conduciendo de sur a este en este país a través de aldeas, pueblos, trincheras y setos que son el equivalente estratégico de esta guerra de terreno elevado, es una lección que el presidente de Rusia Vladimir Putin podría usar.

Casi seis meses después, la guerra desastrosa que lanzó está estancada. Las escenas que recuerdan la guerra de trincheras de la Primera Guerra Mundial y sus ganancias incrementales asociadas y la muerte se están afianzando.

El frente de batalla de casi 1.600 kilómetros de largo que abrió Putin se ha endurecido, pero el país que hay detrás es profundo y, en su mayor parte, ileso.

A 48 kilómetros del frente, todavía se corta el césped de la ciudad, mientras que a muchos cientos de kilómetros de distancia, en la capital, Kyiv, han reabierto elegantes restaurantes, donde se encuentran disponibles vinos finos y champañas frías, y el pescado fresco del Mediterráneo está en el menú.

ANÁLISIS | Putin está causando una carnicería en Ucrania y nadie puede detenerlo

Esta es una tierra abundante, con granjas fértiles y orgullosos cultivos ricos de lluvia y sol. Si la profundidad estratégica es lo que hay detrás de las líneas del frente, Ucrania tiene una riqueza sin explotar disponible.

Quizás lo más sorprendente es la cantidad de hombres en edad militar en todo el país que aún no están comprometidos con la lucha. Ucrania está en guerra, pero parece que todavía no del todo. Solo parte de la fuerza de combate potencial de Ucrania está en búnkeres enterrados en líneas de árboles con vista a las fuerzas rusas.

Zapateros, autores, artistas, maestros, empresarios, periodistas, incluso un ex director ejecutivo de una franquicia de McDonalds, frenan el impulso de Putin, pero cuando el gobierno lo necesita, hay muchos más a los que se puede recurrir.

La gran conclusión es que esta no es una guerra que terminará rápido, ni siquiera está claro aún si la verdadera pelea definitoria ha comenzado.

Tiendas bombardeadas en Siversk, en el este de Ucrania.

La realidad sobre el terreno

Ninguna posición de primera línea puede medirse realmente día a día, pero tras semanas de viaje y muchas conversaciones, emerge una realidad.

La guerra se asienta en una fase más lenta en la que los contornos de lo que se disputa se vuelven claros, pero los detalles en un día determinado cambian. Las líneas de árboles que bordean los enormes campos aquí son favorecidas por ambos lados para permanecer ocultas de los drones y los ataques que siguen una vez que se detectan, pero los enormes campos a menudo dictan las líneas del frente a un kilómetro de distancia. El resultado, menos probabilidad de cambio de posiciones.

Las tropas en algunos frentes en el este le dijeron a CNN que habían visto hasta la mitad de las tropas rusas retirarse de la lucha, pero a solo unos pocos kilómetros de distancia en medio de una cacofonía de artillería, misiles graduados, disparos antiaéreos, ametralladoras pesadas y armas pequeñas, Rusia parece apostada. Y a lo largo de las líneas en el sur, las tropas ucranianas nos dijeron que habían visto a los rusos ganar músculo, empujando más fuerzas.

Los funcionarios ucranianos dicen que esperan un avance ruso y han construido una narrativa contraria de que volverán a tomar Jersón, una de las primeras ciudades en caer a principios de marzo, mientras Rusia intensifica los ataques en Mykolaiv. Lógicamente, Jersón es la primera gran toma obvia, la mayoría de las fuerzas rusas están al otro lado del río Dniper, lo que lo convierte en una cabeza de puente vulnerable valorada por ambos lados.

Soldados ucranianos lanzan un dron en el frente sur.

No obstante, la realidad sobre el terreno es que no vimos acumulación de fuerzas ucranianas. De hecho, todo lo contrario: enormes extensiones cerca del frente estaban desprovistas de soldados. Tampoco estaban escondidos en los árboles; las carreteras parecían prácticamente intactas por vehículos de combate de orugas pesadas o tanques, sin barro revelador en la carretera o cualquier señal de que las tropas se movieran en gran número.

Rusia mintió para entrar en esta guerra, mintió al mundo que no invadiría, y se mintió a sí misma, esperaba una victoria fácil. Ahora también puede ser víctima de una mentira cuidadosamente curada o de una operación de información que siembra información falsa sobre las intenciones de Ucrania. La exageración sobre la ofensiva del sur de Ucrania tal vez no sea más que eso, un truco que hace que Rusia vuelva a desplegar fuerzas del este al sur.

Lo que no ha cambiado, a pesar de la afluencia de sistemas de armas occidentales como el HIMARS de Estados Unidos y el M777, el MLRS británico y el KRABS de Polonia, Rusia aún supera en número de hombres y armas a Ucrania por cinco a uno.

ANÁLISIS | Rusia muestra su verdadera cara al atacar el puerto de Odesa, apenas unas horas después de firmar un acuerdo sobre cereales con Ucrania

El presidente de Ucrania, Volodomyr Zelensky, dice que no habrá paz hasta que Rusia abandone todo el territorio ocupado, incluida Crimea, que anexó en 2014. Necesitará un ejército para hacerlo, pero no la mezcolanza de regulares y voluntarios que tiene a su disposición hoy.

Hoy en día, los teléfonos celulares suelen sustituir a las radios seguras, las chancletas a las botas de combate, las amistades a las estructuras formales de mando. Un comandante de drones voluntario dijo que llama a su compañero de artillería a un teléfono móvil no encriptado, no a un canal seguro de radio o datos, cuando ve un buen objetivo. En una estructura militar más unida, el comandante de artillería vería la transmisión en vivo del dron.

El ejército de Ucrania no cederá ni un centímetro sin luchar, pero aunque su ejército de voluntarios ha impresionado al mundo y ha sorprendido a las fuerzas invasoras con su determinación y resistencia, recuperar el territorio perdido costaría menos sangre con una fuerza más integrada y profesional.

Un mural que apoya a los soldados ucranianos se ve en una pared en el pueblo de Pokrovske.

Una y otra vez, a lo largo de la línea del frente, las tropas nos dijeron que cuando abren fuego contra las fuerzas rusas, las armas enemigas se quedan en silencio. La ayuda occidental compra un respiro, pero no un respiro duradero de la amenaza.

Los rostros pálidos y las miradas distantes de los soldados nos dijeron cuánto tiempo pasan refugiándose en agujeros claustrofóbicos, húmedos y excavados con pala, preguntándose si el próximo misil que llegará será el último.

A menos que hayas experimentado este bombardeo, es fácil subestimar lo angustioso que es el peligro constante, tanto para los soldados como para los civiles. Devora el sueño, estira el tiempo, colapsa la concentración. Los sentidos se apagan, muchos son impermeables a las detonaciones, solo se zambullen para cubrirse cuando una explosión está particularmente cerca.

Esa es la vida que encontramos en muchos pueblos y aldeas en las amplias franjas de territorio en disputa, cuanto más cerca del frente, mayor es el peligro.

Como escenas de la Primera Guerra Mundial, los ciudadanos recogen madera de los escombros bombardeados de las casas de los vecinos, cocinan afuera porque no tienen gas, electricidad o agua. ¿Imaginas un invierno así? Pronto, no tendremos que hacerlo, se acercan los meses fríos, las penurias y privaciones se multiplicarán.

Los residentes de Siversk, Valeria Mazina (L) y Svetlana (R) cocinan en la calle.

Los hospitales locales limpian salas listas para tratar a más víctimas. Rusia apunta cada vez más a los civiles con bombas de racimo ilegales, lo que aumenta significativamente el número de víctimas y siembra el terror. Una víctima nos dijo que estaba sentado afuera de su casa con amigos cuando estalló una bomba de racimo, hiriendo a tres de ellos y rompiéndole una pierna, dañándose el brazo y salpicando su cuerpo con diminutos fragmentos de metal.

El infierno de Putin tiene muchas más horribles mañanas por venir, y aunque la marea de la ofensiva de Putin aún tiene que cambiar de manera concluyente para Ucrania, se está debilitando a su favor.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN - Spanish

CNN Newssource

BE PART OF THE CONVERSATION

KRDO NewsChannel 13 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content