Skip to Content
Noticias

Roberts, Kavanaugh y Barrett se han apoderado de la Corte Suprema, por ahora

(CNN) — El presidente de la Corte John Roberts, junto con los jueces Amy Coney Barrett y Brett Kavanaugh, demostraron este jueves su poder colectivo en el tribunal más alto de Estados Unidos.

Impulsaron las opiniones de la Corte Suprema sobre Obamacare y la libertad religiosa, en una acción que marca un giro para el banco dominado por los conservadores. Además, se suma al suspenso de las próximas dos semanas mientras la corte termina su período anual.

Una pregunta primordial en la sesión que comenzó en octubre pasado fue si Roberts aún ejercería un control significativo, después de que el expresidente Donald Trump nombró a Barrett para suceder a la difunta juez liberal Ruth Bader Ginsburg y creó un banco conservador-liberal de 6-3.

A 10 años de Obamacare, estas son sus cifras 1:11

Los últimos desarrollos sugieren un posible patrón 3-3-3, con Roberts, Barrett y Kavanaugh en el centro-derecha, poniendo un freno a sus hermanos más conservadores que regularmente presionan para derribar precedentes.

El trío formaba parte de las mayorías que rechazaron otra impugnación a la Ley de Cuidado de Salud Asequible de 2010 y dieron solo un pequeño paso, por encima de las quejas de otros conservadores, a favor de entidades religiosas que discriminarían a las personas LGBTQ.

Los nuevos movimientos en la Corte

El jueves, los jueces Samuel Alito, Clarence Thomas y Neil Gorsuch, en el caso de Filadelfia, abogaron por la reconsideración de un caso de la Corte Suprema de 1990. Apuntaba a que los creyentes religiosos pudieran obtener exenciones más fácilmente de los mandatos contra la discriminación y otras regulaciones gubernamentales.

Corte Suprema no revisará el veredicto de US$ 2.000 millones contra Johnson & Johnson en caso de cáncer en sus talcos

Los tres liberales restantes son los jueces Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan. Se unieron por completo a la opinión de Roberts en el conflicto de Filadelfia entre los derechos de libre ejercicio y los intereses LGBTQ.

Eso probablemente se debió a lo poco que se abrió el caso.

La estrecha opinión de Roberts estaba ligada a los detalles de las reglas de no discriminación de Filadelfia y al contrato con los Servicios Sociales Católicos.

Es posible que las decisiones en los próximos casos no sean tan limitadas. Quince casos más esperan fallos, incluida una controversia trascendental sobre los derechos de voto. Además, surgirán más pruebas de los patrones de la «Corte Roberts».

Es más probables que la disputa sobre la ley de derecho al voto de Arizona y los casos separados de California (uno que involucra a organizadores sindicales, el otro reglas de divulgación para donaciones caritativas), provoque las inclinaciones conservadoras de la mayoría.

La preocupación de Roberts

El presidente del Tribunal Supremo Roberts, designado en 2005 por el presidente George W. Bush, ha demostrado preocupación por la reputación institucional de la Corte Suprema y su propio legado. Ha buscado decisiones moderadas en muchas áreas de la ley para tratar de frenar el impulso de la mayoría de derecha.

Roberts había argumentado en discursos públicos que los alineamientos políticos de los jueces no necesariamente dictan cómo gobernarían. Quizás demostrando eso, en ocasiones se unió a los liberales designados por los demócratas en las decisiones. La más sensacionalista fue en 2012, cuando el tribunal confirmó por primera vez la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio por 5-4 votos.

Corte Suprema bloquea polémica ley sobre aborto 1:27

El voto de Roberts para preservar la ley en ese primer desafío provocó la ira de sus compañeros conservadores en el banquillo. También, la de los republicanos fuera de la corte que habían luchado contra la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés) desde su inicio.

Pero su acción en 2012 y luego nuevamente en un caso de 2015, defendiendo de manera similar la ley que se conoce como Obamacare, contribuyó en gran medida a moldear la percepción pública del presidente del Tribunal Supremo como un jurista moderado.

Lo que muestra el fallo de la Corte sobre el ACA

El caso de ACA del jueves fue un golpe de mayor moderación y unidad pese a las diferencias ideológicas. La mayoría de siete jueces rechazó rotundamente el caso. Se basó en el hecho de que los retadores liderados por el Partido Republicano no habían sufrido ningún daño que pudiera ser reparado.

El caso se centró en el mandato de seguro individual de la ACA. En 2017, el Congreso redujo a cero la multa fiscal y la disposición no tiene medios para hacerla cumplir.

El fundamento legal para desestimar el caso, la falta de «legitimación» legal, jugó con los deseos conservadores de mantener a los jueces fuera de las disputas políticas. Ni Barrett ni Kavanaugh escribieron declaraciones separadas sobre el caso.

Pero Thomas, que había disentido en las dos disputas anteriores de la ACA pero esta vez rechazó las afirmaciones de los impugnadores, dijo por sí mismo: «Hay un problema fundamental con el argumento presentado por los demandantes al atacar la Ley: no han identificado ninguna acción ilícita que les haya perjudicado».

El presidente del Tribunal Supremo John Roberts, junto a los jueces Amy Coney Barrett y Brett Kavanaugh.

El cambio en la estrategia de Roberts

Roberts no se guardó esta decisión de Obamacare, como hizo con las dos anteriores, sino que se la asignó a Breyer, el liberal de alto rango que es objeto de constantes especulaciones sobre la jubilación.

Breyer enfatizó en su opinión para la Corte que los 18 estados liderados por republicanos y dos individuos que demandaron no pudieron demostrar ningún daño.

«El asunto no es simplemente técnico», escribió Breyer. «Encontrarse aquí para atacar una disposición legal inaplicable permitiría a un tribunal federal emitir lo que equivaldría a una opinión consultiva sin la posibilidad de ninguna reparación judicial».

Los jueces Alito y Gorsuch discreparon, alegando que la ACA había impuesto cargas financieras específicas a los estados y reviviendo agravios pasados.

«La decisión de hoy es la tercera entrega de nuestra trilogía épica de la ACA y sigue el mismo patrón que las entregas uno y dos. En los tres episodios, con la Ley de Cuidado de Salud Asequible enfrentando una seria amenaza, la Corte ha realizado un rescate improbable», afirmaron.

Alito, Gorsuch y Thomas discrepan en el caso de la libertad religiosa

En el caso del cuidado de crianza temporal de Filadelfia, Thomas se unió a Alito y Gorsuch y su enojo por el enfoque moderado de la mayoría fue aún más palpable.

Estuvieron de acuerdo con el juicio final de la mayoría de Roberts contra Filadelfia. La ciudad había congelado un contrato de cuidado de crianza con los Servicios Sociales Católicos porque, basándose en sus creencias religiosas, no certificaría que las parejas del mismo sexo sean padres de crianza.

Pero los tres conservadores no estaban de acuerdo con el estrecho razonamiento legal de Roberts. La opinión de Roberts, junto con Barrett, Kavanaugh, estaba ligada a las condiciones del contrato de Filadelfia. Roberts también señaló que otras agencias de crianza privadas en Filadelfia certifican a las parejas del mismo sexo.

La declaración de Alito, junto con Thomas y Gorsuch, fue inusualmente larga, de 77 páginas. «Después de recibir más de 2.500 páginas de información y después de más de medio año de reflexión posterior a la discusión, la Corte ha emitido una brizna de decisión que deja la libertad religiosa en un estado confuso y vulnerable».

Argumentaron que los jueces deberían haber reconsiderado una decisión de 1990 que permitía que se mantuvieran las leyes de aplicación general. Incluso si afectaban las prácticas religiosas, si el gobierno tenía una razón racional para las regulaciones.

La juez Barrett, junto con los jueces Kavanaugh y Breyer, dijo que no había necesidad de revisar esa decisión, porque la regulación de Filadelfia no se aplicó en general y ya tenía que cumplir con un escrutinio constitucional más estricto.

«No necesitamos luchar con» cuestiones más amplias de la libertad religiosa por ahora, escribió Barrett, quizás tomando una página del jefe.

CNN Newssource

Skip to content