Skip to Content
Noticias

ANÁLISIS | China está ensayando para cuando supere a Estados Unidos

Hong Kong (CNN Business) — China quiere liderar la recuperación global de la pandemia y ser más influyente que nunca en el escenario mundial. Podría tener el impulso y la confianza para llevar a cabo ese plan.

La segunda economía más grande del mundo se sobrepuso a gran parte de las consecuencias de la pandemia de covid-19 el año pasado, y su capacidad para seguir creciendo mientras el mundo entraba en recesión podría significar que su PIB supere al de Estados Unidos a finales de esta década, años antes de lo esperado.

«China salió del impacto del covid-19 antes que el resto del mundo y las autoridades ya están planificando a largo plazo», escribió Françoise Huang, economista senior para Asia-Pacífico de Euler Hermes, en un informe de la semana pasada titulado «El mundo se mueve hacia el Este, rápido».

China acaba de superar a Estados Unidos en la atracción de inversión extranjera directa por primera vez. Y cuando 2020 se acercaba a su fin, firmó un acuerdo comercial con la Unión Europea con el objetivo de impulsar el crecimiento y brindar a las empresas europeas un mayor acceso a sus 1.400 millones de consumidores. Ahora, Beijing está comenzando el nuevo año sin que uno de sus adversarios políticos más agresivos, el expresidente de Estados Unidos Donald Trump, respire en su cuello.

El presidente de China, Xi Jinping, ya dejó en claro que ve a China tomando la primera posición el próximo año y más allá.

Durante el evento virtual «Agenda de Davos» del Foro Económico Mundial el lunes, Xi adoptó un tono de confianza mientras relataba las formas en que su nación ha enviado ayuda a otros países y ha impulsado al mundo a trabajar juntos, repitiendo un mensaje sobre los beneficios de la globalización que dio cuando se convirtió en el primer líder chino en aparecer en Davos en 2017.

Y promocionó la capacidad de China para impulsar la economía global inyectando «más impulso al crecimiento».

China «aprovechará sus ventajas de gran mercado y el potencial de la demanda interna para brindar más oportunidades de cooperación entre países y la recuperación económica mundial», dijo Xi.

Xi ciertamente estaba proyectando confianza, dijo William Reinsch, un experto en comercio del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) que se desempeñó durante 15 años como presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior.

LEE: Aviones de combate de China sobrevuelan cerca de Taiwán en primer desafío a Biden

Pero una serie de desafíos geopolíticos, incluidos los enfrentamientos sobre Hong Kong y presuntos abusos de los derechos humanos en la región china de Xinjiang, han exacerbado las tensiones con Occidente y pueden obstaculizar los esfuerzos para fomentar la cooperación multilateral.

«[Xi] está derrochando la influencia global de China a través de acciones cada vez más provocadoras en Xinjiang, en Hong Kong, en el Mar de China Meridional y con respecto a Taiwán», dijo Reinsch a CNN Business. «Estas acciones son inaceptables para las democracias, y creo que seguiremos viendo que se alejan de China a pesar de su atractivo como mercado», agregó.

Por ahora, al menos, la fuerza económica relativa de China es difícil de ignorar. Los principales fondos mundiales como Fidelity e Invesco acaban de destinar cientos de millones de dólares a una aplicación china similar a TikTok, mientras que marcas estadounidenses como Costco, Tesla y Starbucks también han estado invirtiendo de manera más agresiva allí. El país pudo obtener préstamos a tasas de interés negativas por primera vez el año pasado, lo que atrajo a grandes inversores de todo el mundo, incluidos Europa y Estados Unidos.

‘Confianza en China’

Tras las acusaciones de que manejó mal la crisis inicial en Wuhan, China respondió con un confinamiento intenso y sin precedentes del epicentro original que paralizó la vida de la ciudad durante meses. Las estrictas medidas parecieron funcionar. Si bien China todavía está luchando contra algunos casos de covid-19, sus números no se acercan ni remotamente a los niveles registrados en Europa y Estados Unidos. Las autoridades también pudieron reabrir grandes sectores de la economía el año pasado, incluso cuando otras naciones permanecieron cerradas.

En total, las duras medidas de cuarentena y las acciones adicionales destinadas a estimular el crecimiento (el país también financió importantes proyectos de infraestructura y ofreció dádivas en efectivo a los ciudadanos) ayudaron a que la economía de China se expandiera un 2,3% en 2020 mientras gran parte del mundo estaba sumido en la recesión.

«Dentro y fuera del bloqueo antes que todos los demás, la economía china avanzó mientras gran parte del mundo luchaba por mantener el equilibrio», escribió Frederic Neumann, codirector de investigación económica asiática en HSBC, en un informe la semana pasada.

LEE: Un año después del encierro, Wuhan regresa a la vida normal, pero todavía está atormentado por cicatrices emocionales

Dado el rápido crecimiento de China durante las últimas décadas, muchos economistas ya estaban pronosticando que superaría a Estados Unidos en algún momento después de 2030. Pero la capacidad del país para capear la pandemia está acelerando esa tendencia.

«La hábil gestión de la pandemia y los impactos del crecimiento a largo plazo en Occidente significan que el desempeño económico relativo de China ha mejorado», escribieron investigadores del Centro de Economía y Negocios en un informe de diciembre. Ahora esperan que China supere a Estados Unidos cinco años antes de lo previsto.

Los medios estatales chinos, a menudo vistos como un barómetro del sentimiento entre los altos funcionarios, han estado promocionando el éxito económico del país. The Global Times, un tabloide estatal, aprovechó el domingo el informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo que mostraba que China recibió más inversión extranjera directa que Estados Unidos el año pasado.

«China ha enfrentado la guerra comercial iniciada por Estados Unidos y la contención estratégica del país contra China. Pero China en general ha resistido la prueba», escribió la junta editorial de The Global Times. «Todo esto se suma a la confianza del mundo exterior en China».

Es probable que la tendencia de inversión retroceda a medida que Estados Unidos y Europa se recuperen, según Dan Blumenthal, director de estudios asiáticos del American Enterprise Institute.

«Las empresas [extranjeras] serán expulsadas con el tiempo por los competidores chinos y la panoplia de prácticas anticompetitivas de China», dijo. «Aún así, dada la escala y la ambición de China, es un competidor formidable para Estados Unidos».

Desafíos por delante

China no está exenta de desafíos.

Los economistas enfatizan que todavía existen amenazas para el crecimiento futuro del país. El Fondo Monetario Internacional dijo en diciembre que la recuperación de China se ha basado en gran medida en el apoyo del gobierno, mientras que el gasto privado no se ha mantenido. Otros señalan que una gran cantidad de quiebras e impagos de préstamos en empresas estatales han tensado los mercados de deuda.

«La respuesta política a la pandemia de covid-19, si bien es efectiva a corto plazo, está impulsando más recursos a empresas estatales ineficientes y aumentará la carga de la deuda de China», escribió Julian Evans-Pritchard, economista senior de China en Capital Economics, en un informe de investigación la semana pasada.

Los problemas de la deuda han seguido a China durante años, ensombreciendo la política económica.

El lunes, un legislador del Banco Popular de China expresó su preocupación durante un discurso en Beijing porque los gobiernos locales estaban estableciendo objetivos de PIB demasiado agresivos. Eso aumentó el riesgo de acumular deuda, dada la relativa facilidad con la que se puede sacar provecho de la economía pidiendo más dinero prestado, dijo el funcionario, Ma Jun.

Ma incluso sugirió que Beijing debería abandonar las metas nacionales de PIB y, en cambio, priorizar el empleo y controlar la inflación .

Hay otro lastre potencial para el crecimiento de China en los próximos años. En general, ha intentado reducir su dependencia de Occidente en los últimos años. (Por ejemplo, el principal fabricante de chips de China, SMIC, se ha visto obstaculizado por las recientes restricciones estadounidenses sobre su negocio).

LEE: Las empresas extranjeras se alejan de EE.UU. y apuestan fuerte por China, según un informe

Eso está relacionado con una mayor preocupación por China. Si bien el presidente Joe Biden podría tener un tono más matizado hacia Beijing que con Trump, no esperan que deshaga por completo la guerra comercial ni abandone los esfuerzos por reafirmar a Estados Unidos como líder mundial en economía y comercio.

Biden «ha priorizado la lucha contra el covid y la restauración del crecimiento de nuestra economía, pero en el fondo es un multilateralista», dijo Reinsch de CSIS. «Una vez que haya progresado en sus objetivos nacionales, también centrará su atención en los problemas del comercio mundial».

Laura He contribuyó a este informe.

CNN Newssource

Skip to content