Skip to Content
Noticias

ANÁLISIS | Biden cambia Estados Unidos en un instante, pero se avecinan desafíos más difíciles

(CNN) — En la primera mañana de la presidencia de Joe Biden, Estados Unidos cambió por completo y no cambió en absoluto.

Ya destruyendo el legado de Donald Trump, Biden está demostrando el vasto potencial de su oficina para cambiar el rumbo de la nación en un segundo. Ha observado a nueve presidentes desde que llegó a Washington y se nota. El nuevo comandante en jefe rápidamente alcanzó las palancas conocidas del poder y demostró un dominio de la teatralidad de su cargo para impulsar una nueva era política en las horas posteriores a su toma de posesión.

Cada paso que dio Biden el miércoles, desde la adoración con líderes rivales del Congreso antes de su juramentación hasta un discurso de toma de posesión que enfatizó la sanación, la unidad y la verdad a través de un viaje al Cementerio Nacional de Arlington con tres expresidentes, envió un mensaje claro: Estados Unidos está en un nuevo rumbo.

Cuando Biden inclinó la cabeza en oración silenciosa en memoria de las víctimas de la pandemia durante su discurso y pasó el día detrás de una mascarilla, demostró respeto por el potencial de peligro del virus nunca mostrado por su predecesor. En el proceso, señaló la ruta para salir de lo más grave de lo que dijo que eran las crisis nacionales «en cascada» que atacarán sus primeros meses en el cargo.

El primer día de Joe Biden como presidente de EE.UU. 3:01

Gracias a una enorme pila de decretos en el escritorio de la Oficina Oval, Estados Unidos está regresando al acuerdo climático de París y la Organización Mundial de la Salud y poniendo fin a la prohibición de viajar de algunas naciones principalmente musulmanas.

En el tiempo que le tomó escribir su nombre, Biden cortó los fondos para el muro fronterizo, que era la causa más galvanizadora del trumpismo.

Las firmas rápidas de Biden no solo enviaron una señal en todo el mundo de que Estados Unidos, como lo han conocido sus aliados durante décadas, había regresado. Expusieron una debilidad clave de la presidencia de Trump: las tomas del poder ejecutivo mal pensadas para ganar un titular para un presidente hombre fuerte son fáciles de deshacer, y carecen de la permanencia de los triunfos legislativos, que el expresidente tenía poco interés en perseguir.

LEE: Biden firma decretos clave en cuanto a la pandemia, la inmigración y la equidad y comienza a revertir las acciones de Trump

Una tormenta política ha pasado

Todo el miércoles, hubo una sensación de ligereza en el aire mientras los oponentes políticos se esforzaban por ser corteses entre sí, quizá por respeto al llamado de Biden para poner fin a la «guerra incivil» de la política moderna.

El senador republicano Roy Blunt de Missouri recordó cómo el expresidente Barack Obama había cantado «Amazing Grace» en un funeral después de una masacre con armas de fuego en Carolina del Sur. La senadora demócrata Amy Klobuchar de Minnesota llamó a Blunt su «amigo». Los líderes del Congreso incluso compartieron bromas.

No hubo nada de caminar sobre cáscaras de huevo o de las adulaciones al comandante en jefe que habían sido requeridas por la frágil personalidad pública de Trump. Su salida de Washington, al menos durante unas horas, pareció cambiar el carácter de la ciudad. Mientras tanto, los primeros eventos de Biden sugieren que el presidente ahora hablará con el país en discursos tranquilos y bien mesurados en lugar de tuits furiosos y monólogos divagantes.

Por la noche, la nueva secretaria de Prensa de Biden, Jen Psaki, dio una conferencia que rompió con la tradición reciente en el sentido de que no fue diseñada únicamente para proporcionar frases para Fox News. Y Biden prometió despedir a cualquiera que tratara a sus compañeros de trabajo con falta de respeto, un código que su predecesor habría violado rápidamente.

En esencia, la conducta de Biden el miércoles, ya que a menudo reflejaba crédito en sus subordinados y convencía al pueblo estadounidense para que viviera de acuerdo con los valores fundamentales de su país, demostró un profundo respeto por la institución de la presidencia en sí y una voluntad de convertir su mandato en algo que no sea solo él mismo.

La bondad y la decencia están de vuelta.

LEE: Biden dice que Trump le dejó una «carta muy generosa» antes de salir de la Casa Blanca

Nueva diversidad

En muchos sentidos, el 46º presidente ha devuelto a Washington a su antigua normalidad. Y los partidarios de Trump sin duda verán la restauración del decoro en el 1600 de Pennsylvania Avenue como una señal de que el «poder establecido» está nuevamente en control.

Sin embargo, la vista de la primera vicepresidenta mujer, negra y del sur de Asia de la nación, Kamala Harris, siendo juramentada sugirió que la capital no está simplemente de regreso en manos de su antiguo poder establecido blanco.

Hace sesenta años, un anciano Robert Frost recitó un poema en la toma de posesión de un joven presidente, John Kennedy. El miércoles, una joven negra, Amanda Gorman, poeta nacional juvenil laureada de 23 años, pronunció una oda de asombroso poder retórico para bendecir la juramentación de un presidente viejo. Su aparición reflejó la moral cambiante de la Casa Blanca con su nuevo ocupante y anticipó una cultura de inclusión que honra el inconcluso reconocimiento racial del año pasado.

A última hora de una fría noche de Washington, parecía que habían pasado más de unas pocas horas desde que Trump despegó de la base conjunta Andrews mientras las barras de «My Way» se desvanecían sobre los créditos finales de un período aberrante de cuatro años.

Trump: Volveremos de alguna manera 12:46

Días difíciles por delante

Sin embargo, a lo largo del día hubo recordatorios de los desafíos que decidirán el destino de la presidencia de Biden, lo que subraya que si bien dio en el clavo con las primeras ópticas, la realidad es una solución más difícil.

Los discursos no pueden corregir la desigualdad racial y económica que marca a Estados Unidos. Una crisis climática está agravando la sequía y los incendios forestales. La presidencia de Trump ha validado el creciente nacionalismo blanco. En el extranjero, una nueva potencia en el este, China, desafía el dominio estadounidense.

El inquietante silencio que recibió la caravana de Biden mientras conducía hacia la Casa Blanca a través de calles vacías fue un recordatorio de la red de seguridad sujeta a Washington después de que Trump incitara a una insurrección contra el Congreso hace solo dos semanas.

El nuevo presidente no es tonto, y sabe que muchos, incluso de su lado, ponen los ojos en blanco ante su creencia algo anticuada de que Estados Unidos es un solo país, cuando millones de votantes de Trump creen falsamente que él se robó las elecciones.

«Sé que hablar de unidad puede sonar a algunos como una fantasía tonta», dijo en su discurso de toma de posesión. «Sé que las fuerzas que nos dividen son profundas y reales».

Pero Biden presentó un caso convincente de que a pesar de las fracturas nacionales que son tan profundas como en cualquier otro momento desde la Guerra Civil, el experimento estadounidense es fuerte. No importa que el país a menudo parezca ir en dos direcciones cultural, racial y socialmente separadas.

«Podemos hacer esto si abrimos nuestras almas en lugar de endurecer nuestros corazones», dijo Biden. «Si mostramos un poco de tolerancia y humildad, si estamos dispuestos a ponernos en el lugar del otro sólo por un momento».

Esos son buenos pensamientos de un optimista de toda la vida. Pero el próximo juicio político del expresidente Trump en el Senado seguramente reabrirá viejas heridas. Algunas de las acciones ejecutivas que Biden tomó el miércoles sobre el clima y la inmigración ya habrán cancelado los posibles votos republicanos para sus propios objetivos.

MIRA: FOTOS | Los famosos en la toma de posesión de Biden y Harris

Biden: ‘Superaremos esto juntos’

La nueva Casa Blanca pasará el primer día completo del mandato de Biden el jueves abordando la aplastante amenaza de la pandemia, después de que más de 4.000 estadounidenses murieran mientras se llevaban a cabo las conmemoraciones de la toma de posesión.

Mientras ofrece la tentadora promesa de un futuro saludable, Biden entregó una sombría advertencia de que el camino por delante estará sembrado de pérdida.

«Necesitaremos toda nuestra fuerza para perseverar durante este invierno oscuro», dijo, suplicando que la política finalmente se deje de lado durante el horrible final de la pandemia. La charla franca de Biden fue otra ruptura notable con el enfoque de su predecesor, quien negó que el virus fuera un problema, predijo que desaparecería milagrosamente y socavó los esfuerzos de su propio gobierno para frenar su propagación asesina.

El plan que propone Biden –uso de mascarillas, distanciamiento social y un nuevo impulso para acelerar un despliegue de vacunas desastrosamente lento– requerirá un esfuerzo concentrado de un país unido; una metáfora, en cierto sentido, de toda su filosofía y enfoque de la presidencia.

«Les prometo esto: como dice la Biblia, el llanto puede durar una noche, pero el gozo llega por la mañana. Superaremos esto juntos», dijo Biden.

Los próximos días mostrarán si la fe del nuevo presidente en su país está justificada.

CNN Newssource

Skip to content