Skip to Content

Los ucranianos deben soportar un brutal proceso de “filtración” para escapar del territorio controlado por Rusia. Esto es lo que significa

Juan Pablo Elverdin

Kyiv, Ucrania (CNN) — “¿Qué pasaría si te cortamos la oreja?”, le preguntaron los soldados a Oleksandr Vdovychenko. Luego le golpearon en la cabeza.

Los puñetazos se sucedían cada vez que a sus interrogadores —una mezcla de soldados rusos y separatistas prorrusos— no les gustaban sus respuestas, según contó después a su familia.

Los hombres le preguntaron por su política, sus planes de futuro y su opinión sobre la guerra. Comprobaron sus documentos, le tomaron las huellas dactilares y le desnudaron para comprobar si tenía algún tatuaje nacionalista o marcas causadas por llevar o usar equipo militar.

Últimas noticias de la guerra de Rusia en Ucrania: sentencian a cadena perpetua a soldado ruso acusado de crímenes de guerra

“Intentaban sacarle algo a golpes”, dijo su hija Maria Vdovychenko en una entrevista con CNN.

María dijo que su padre recibió tantos golpes en la cabeza durante el interrogatorio del mes pasado que varios exámenes médicos han confirmado que su vista ha quedado dañada permanentemente.

Sin embargo, Oleksandr fue uno de los afortunados. Logró pasar la “filtración”.

Cuando las tropas rusas empezaron a tomar pueblos y ciudades en el este de Ucrania a principios de marzo, tras su invasión del país, empezaron a surgir pruebas de que los civiles eran obligados a someterse a humillantes controles de identidad y a menudo a violentos interrogatorios antes de que se les permitiera salir de sus casas y viajar a las zonas aún bajo control ucraniano.

Tras tres meses de guerra, el proceso deshumanizador conocido como filtración se ha convertido en parte de la realidad de la vida bajo la ocupación rusa. Buscaban gente que hablara ucraniano, símbolos ucranianos, tatuajes.

CNN habló con varios ucranianos que han pasado por el proceso de filtración en los últimos dos meses. Muchos están demasiado asustados para hablar públicamente, temiendo por la seguridad de sus familiares y amigos que aún intentan escapar de las zonas controladas por Rusia.

Todas las personas con las que ha hablado CNN han descrito que se han enfrentado a amenazas y humillaciones durante el proceso. Muchos han sido testigos o conocen a personas que han sido recogidas por las tropas rusas o los soldados separatistas y que posteriormente han desaparecido sin dejar rastro.

¿Cuán involucrado está Putin en la invasión rusa en Ucrania? 3:43

Una extensa red para aplicar la “filtración”

Para la mayoría de las personas con las que habló la CNN, el proceso de filtración incluía la comprobación de documentos, el interrogatorio, la toma de huellas dactilares y un registro. Muchos fueron separados de sus familias. Los hombres fueron desnudados y examinados rutinariamente.

Lyudmyla Denisova, defensora de los derechos humanos del parlamento ucraniano, dijo a principios de este mes que las fuerzas rusas habían creado una “extensa red” de lugares donde los ucranianos están siendo sometidos a “filtrado”.

Dijo que esos lugares se han establecido “en todas las ciudades ucranianas ocupadas” y que más de “37.000 ciudadanos” ya han pasado por el procedimiento.

Nikolay Ryabchenko dijo a CNN que huyó de Mariúpol a mediados de marzo, cuando la ciudad estaba cerrada y no se permitía circular a la gente.

“Encontramos una forma de evitar los puestos de control y llegamos a Nikolske y nos quedamos allí un par de semanas”, dijo. “Pregunté a todos los que conocí cómo salir y [me dijeron] que la filtración era obligatoria”.

Los carteles informativos que se han colocado en Mariúpol después de que las tropas rusas tomaran la ciudad no dejan lugar a dudas: “La evacuación puede llevarse a cabo si hay un documento que confirme el paso del procedimiento de filtración.” CNN ha visto una foto de uno de esos carteles tomada por una persona que escapó de la ciudad.

“Todo el mundo tiene que pasar por la filtración, tanto los hombres como las mujeres, para poder moverse libremente por la ciudad”, dijo a CNN Karina, otra residente de Mariúpol de 20 años, a la que solo se identifica por su nombre de pila por motivos de seguridad.

Documento entregado a los ciudadanos ucranianos en un centro de filtración ruso.

Ella ha conseguido escapar de Mariúpol, pero su padre, que aún no ha pasado el proceso de filtración y no sabe por qué, sigue allí.

Un mes después de haber sido recogido por soldados rusos en una calle de Mariúpol, sigue retenido en lo que la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), en el este de Ucrania, llama un “centro de recepción” en una escuela de Bezimenne, a unos 32 kilómetros al este de Mariúpol, según le dijo a su hija.

Bezimenne, en manos de los separatistas, ha sido utilizada por las tropas rusas como centro de acogida para los refugiados de Mariúpol y sus alrededores.

En tres declaraciones separadas publicadas la semana pasada, la Defensa Territorial de la RPD dijo que casi 1.000 evacuados de Mariúpol han sido llevados al centro de Bezimenne en tres días. Dijo que hasta el 17 de mayo, más de 33.000 personas habían pasado por el centro.

Situaciones deplorables en los centros armados por Rusia

A principios de este mes, el Ministerio de Defensa ruso publicó un video en el que se veía a los evacuados de Mariúpol llegar a un campo de filtración en las afueras de la ciudad en autobuses. El ministerio publicó los videos sin decir a dónde fueron llevados los refugiados ni cuándo se produjeron las evacuaciones. CNN ha podido geolocalizar las imágenes, y muestran que fueron llevados a Bezimenne.

Por otra parte, las imágenes por satélite de Maxar Technologies han mostrado un campamento de tiendas de campaña en la Bezimenne controlada por los separatistas ya en marzo.

Karina dijo que había podido hablar con su padre, quien le dijo que las condiciones allí eran espantosas.

“Algunos duermen en el suelo, otros tienen más suerte [y duermen] en sillas, y otros tienen aún más suerte y tienen colchones en el gimnasio”, dijo. “No hay posibilidad de lavarse y no hay un baño normal. Todos estaban enfermos porque hacía demasiado frío para dormir en el suelo”.

Civiles evacuados de Mariúpol llegan al campo de filtración ruso de Bezimenne, en el este de Ucrania, el 1 de mayo de 2022.

Karina dijo que su padre le había dicho que los guardias del centro se han negado a suministrar ningún medicamento a las personas que están retenidas allí. Se les alimenta con sopa aguada y otros alimentos similares a los de una prisión, cocinados en una cocina de campaña, dijo.

La Defensora del Pueblo Denisova dijo que el centro de Bezimenne en el que está retenido el padre de Karina es solo una de las varias instalaciones de este tipo establecidas en la región de Donetsk. Dijo que las tropas rusas han establecido campos de filtración similares en Dokuchaevsk, Mykilsky, Mangush, Bezymenny y Yalta.

Acusó a Rusia de utilizar los centros para detener y “eliminar” a cualquier “funcionario, miembro del ejército o de las fuerzas de defensa territorial voluntarias, activista o cualquier persona que consideren una amenaza”.

Maria Vdovychenko dijo a CNN que parecía que los soldados estaban tratando de encontrar cualquier cosa que pudiera ser incriminatoria.

“Buscaban personas que hablaran ucraniano, símbolos ucranianos, tatuajes”, dijo, y añadió que los soldados revisaron su teléfono, pero no encontraron nada comprometedor.

“Lo hemos borrado todo porque la gente de la fila nos dijo que podían mirar todo: los contactos, por ejemplo, podían llamar a algunos de tus contactos, y las fotos… Para todo ucraniano es normal tener fotos con vyshyvanka [ropa tradicional ucraniana bordada] o con una bandera, o cerca de [un] monumento a Shevchenko [que representa al destacado poeta ucraniano Taras Shevchenko]”, dijo María.

“Soy intérprete de bandura [instrumento tradicional ucraniano], no era buena idea mostrar eso. Así que lo borré, me hice un par de fotos nuevas y eliminé mis perfiles en las redes sociales”, añadió.

Michael Carpenter, embajador de Estados Unidos ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), declaró el mes pasado que existían informes creíbles de que “las fuerzas rusas están acorralando a la población civil local en estas zonas, deteniéndola en estos campos e interrogándola brutalmente por cualquier supuesto vínculo con el gobierno legítimo de Ucrania o con medios de comunicación independientes”.

La semana pasada, Carpenter añadió: “Numerosos relatos de testigos presenciales indican que la ‘filtración’ implica golpear y torturar a los individuos para determinar si deben la más mínima lealtad al Estado ucraniano”.

El ayuntamiento de Mariúpol acusó a las fuerzas rusas de utilizar los centros de filtración para identificar a los testigos de cualquier “atrocidad” cometida por las tropas rusas durante la batalla por el control de la ciudad. CNN no ha podido verificar esta afirmación.

El Kremlin ha negado el uso de los campos de filtración para encubrir las fechorías y atacar a los civiles en Mariúpol. La autoproclamada RPD ha negado las acusaciones de las autoridades ucranianas de detenciones ilegales, filtraciones y malos tratos a ciudadanos ucranianos y ha dicho que los que llegan a lo que llama centros de recepción son alimentados adecuadamente y reciben atención médica.

Karina dijo que, según su padre, la mayoría de los hombres del centro no tienen ni idea de por qué están retenidos. “Les dijeron que la filtración duraría uno o dos días como máximo y que el [proceso] es necesario para comprobar si participaron en las hostilidades”, dijo Karina a CNN. “Llevan atrapados allí desde el 12 de abril y no tienen ni idea de cuándo serán liberados”.

Esa incertidumbre hace que el proceso sea aterrador para los ucranianos que intentan huir a un lugar seguro. La mayoría no tiene ni idea de qué esperar.

Las páginas de las redes sociales ucranianas de las personas atrapadas en las regiones controladas por Rusia, o de sus familias que las buscan, están llenas de preguntas sobre la filtración.

Han pasado casi tres meses desde que Rusia invadió Ucrania. Esta es la situación actual

Yana, que salió de Berdiansk, en el sur de Ucrania, para quedarse con unos parientes en Rostov, en Rusia, el único lugar al que, según ella, pudo llegar, dijo que el proceso parecía ser completamente aleatorio. Pidió a CNN que no publicara su apellido, por temor a represalias.

“Amigos cercanos me contaron que hicieron cola para la filtración durante seis días, que pasaron las noches en coches y que, sin embargo, algunos pasaron rápidamente. No sé por qué, al parecer depende del turno que te toque”, dijo.

Antes de la guerra, Eugen Tuzov era instructor de artes marciales en Mariúpol. Ahora dedica la mayor parte de su tiempo a organizar el transporte de las personas atrapadas en la ciudad ocupada por Rusia y en las zonas circundantes que quieren huir a lugares bajo control ucraniano.

También él dijo a CNN que el proceso de filtración en los puestos de control de las carreteras que salen de Mariúpol —dijo que había al menos 27 de ellos— parecía ser aleatorio.

“Todo depende de [el] turno. Alguien tiene suerte, alguien llega a un turno de mierda”, dijo.

“Los de la RPD son los peores: son desaliñados, descuidados, a veces están borrachos ya por la mañana, se comportan fatal. Ves a un hombre de 50 o 60 años y puedes ver en su cara que bebe constantemente”, dijo Ryabchenko a CNN.

Maxar satellite images show the tent camp in Bezimenne on March 22.

Petro Andriushchenko, asesor del alcalde de Mariúpol, declaró este lunes que las tropas rusas han establecido cinco puntos de filtración en toda la ciudad.

Los residentes de Mariúpol tienen que pasar este procedimiento para recibir un certificado que les permita circular por la ciudad, dijo, y añadió: “Si esto no es un gueto, no sé qué es”.

Yana dijo que sus padres tuvieron que someterse a una filtración en un hospital de Donetsk, adonde fueron llevados tras resultar heridos en un ataque, después de haber pasado ya más de dos semanas escondidos en un refugio de Mariúpol sin ayuda médica.

“Vinieron personas de algún servicio, les tomaron las huellas dactilares y les dijeron que esto era una filtración, ya que no podían caminar, pero había que hacerlo, esas reglas están en la RPD”, dijo.

Yana dijo que cuando ella y su marido salieron de la zona, tuvieron que pasar por casi 20 puestos de control. “Y en casi todos los puestos de control, desnudaron a mi marido, buscaron tatuajes y marcas de armas y le preguntaron si había servido en el ejército”, dijo.

Tuzov afirmó que los voluntarios de su servicio de transporte vivieron experiencias similares; dijo que algunos fueron sometidos a pruebas con el detector de mentiras y que —según sabe— al menos 30 de ellos fueron detenidos durante el proceso. “Los llevaron a los puestos de control. Revisan los teléfonos, las redes sociales, si escribiste algo sobre ellos… te llevan”, dijo.

Tuzov dijo desconocer el destino de los detenidos. CNN ha informado anteriormente de que algunos de los detenidos en el proceso acaban siendo enviados a Rusia.

Maria Vdovychenko dijo que ella y su familia —sus padres y su hermana menor— esperaron en Nova Yalta durante unos 20 días antes de que se les permitiera pasar por el proceso de filtración.

“Nos dijeron que no podríamos salir sin eso”, dijo a CNN. “Nos [dijeron] que solo comprobarían los documentos y los teléfonos, y que nos iríamos. Pero no fue tan fácil como prometieron”.

Dijo que la familia hizo cola durante dos días y dos noches sin que se les permitiera salir de su coche. Finalmente, María y su padre fueron llevados a una pequeña estructura de madera a unos 200 metros de distancia. A su hermana menor y a su madre, que no podía caminar, les dijeron que se quedaran en el vehículo.

Mientras esperaba para entrar en el edificio improvisado, María dijo que se sentía amenazada. “Los soldados hablaban entre ellos. Daba miedo escuchar lo que podía pasarle a la gente que no pasaba la filtración. Lo recordaré siempre”.

Dijo que escuchó a uno de los soldados que custodiaban el lugar decir: “He matado a 10 y no he contado más”.

Los informes procedentes de estas instalaciones han conmocionado a la comunidad internacional y la práctica fue citada como una de las razones por las que Rusia fue suspendida del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en abril. A pesar de la indignación, las pruebas sobre el terreno, los testimonios de los fugados y las declaraciones de las autoridades separatistas muestran que Rusia no ha hecho más que aumentar el uso de las filtraciones desde entonces.

Tampoco es la primera vez. Durante la guerra de Chechenia, las fuerzas rusas utilizaron campos de filtración para separar a los civiles de los combatientes rebeldes. La legendaria reportera de investigación rusa Anna Politkovskaya recogió testimonios de civiles chechenos detenidos en estos centros, revelando brutales métodos de interrogatorio, torturas y violaciones de los derechos humanos. Fue asesinada en su edificio de Moscú en 2006.

Tim Lister, Olga Voitovich, Mariya Kostenko, Anastasia Graham-Yooll, Jennifer Hansler, Eliza Mackintosh y Oleksandr Fylyppov, de CNN, han contribuido con sus informes.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newssource

Skip to content