Skip to Content
News

¿Por qué la guerra contra ISIS fue todo un desperdicio?

(CNN) — A principios de este año, pasé casi dos meses en el noreste de Siria cubriendo lo que pensamos que era la batalla final contra ISIS. El llamado califato que se extendía desde las afueras de Bagdad hasta el oeste de Siria, que gobernaba a más de diez millones de personas, se había reducido a la remota ciudad de Baghouz, a orillas del Eufrates.

MIRA: Milicias kurdas alertan sobre la fuga de simpatizantes de ISIS 

Al final, el “califato” fue poco más que una extensión de escombros y automóviles destrozados, esparcidos por los cadáveres de los combatientes del ISIS.

Pero no fue la batalla final. Estuvimos equivocados.

Miles de combatientes de ISIS se rindieron, y muchos miles más, sus viudas y huérfanos, sus esposas e hijos, terminaron en prisiones y campos de detención administrados por las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, solo unos días después de que el ejército turco y sus aliados sirios invadieran el noreste de Siria la semana pasada, cientos de personas han escapado y, a medida que la ofensiva continúa y las SDF están bajo una presión cada vez mayor, probablemente saldrán del cautiverio algunos más.

Algunas semanas antes de la caída de Baghouz, entrevisté a una de las mujeres de ISIS.

LEE: 100.000 personas han sido desplazadas por la ofensiva turca en Siria, dice la ONU

“Dios nos está probando”, dijo. “Los indignos se irán, y los justos permanecerán”.

Pocas de las mujeres de ISIS o los combatientes que entrevistamos admitieron la derrota.

Omar, un refugiado palestino que creció en Siria, me dijo: “Tal vez los estadounidenses gobiernen el mundo hoy, pero Dios Todopoderoso prometió a los musulmanes que, al final, el mundo será gobernado por el islam”.

Fue, insistieron, un revés temporal. ISIS, prometieron, volvería.

Y probablemente tenían razón.

Combatientes de ISIS, libres

En septiembre, el líder de ISIS Abu Bakr Al-Baghdadi instó a sus seguidores en un mensaje de audio a romper las paredes de las cárceles y los campamentos y liberar a sus hermanos. Y así ha sucedido. A medida que Turquía presiona su ofensiva, las SDF se verán obligadas a alejar a sus hombres y mujeres de la vigilancia de las cárceles y campamentos y enviarlos al frente.

En el campamento de al-Hol, donde miles de miembros de la familia de ISIS están detenidos, los presos ya están presionando. Un funcionario de SDF le dijo a CNN el viernes que las mujeres estaban quemando carpas y atacando al personal y las oficinas administrativas de SDF. Las armas han sido introducidas de contrabando en el campo, donde los radicales han seguido haciendo cumplir las leyes draconianas del antiguo llamado califato, imponiendo a veces castigos letales a quienes se salen de la línea.

MIRA: Turquía no entiende que Europa no apoye su ofensiva en Siria

Y la ayuda está cerca.

Los funcionarios del Pentágono han dicho durante meses que miles de combatientes y simpatizantes de ISIS están sueltos en Siria e Iraq. Realizan ataques regulares de “golpe y fuga”. Están disminuidos, pero no eliminados.

ISIS se ha destacado durante mucho tiempo por aprovechar los vacíos de poder, y ahora se está abriendo uno.

La guerra contra ISIS, apoyada por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y llevada a cabo por su sucesor, el presidente Donald Trump, fue en vano.

Vimos, mientras la batalla por Baghouz se extendía, fuerzas especiales estadounidenses, británicas y francesas que manejaban posiciones de artillería y morteros alrededor de la ciudad mientras los aviones de combate de la coalición anti-ISIS liderados por Estados Unidos golpeaban objetivos en el suelo. Vimos a oficiales de inteligencia estadounidenses, británicos y franceses seleccionando e interrogando a todos los que dejaron Baghouz.

LEE: El ejército de Turquía comenzó su operación en el norte de Siria

Los combatientes de las SDF, incluidos kurdos, árabes y cristianos, presionaron en el suelo, desafiando trampas explosivas, coches bomba y suicidas. Las SDF dicen que más de 11.000 de sus soldados, hombres y mujeres, murieron en la guerra.

Y ahora, en menos de una semana, todo lo logrado y sacrificado, todas las vidas y tesoros perdidos, se han deshecho.

Las fuerzas turcas, junto con sus aliados sirios, están golpeando a las SDF, y ahora el ejército sirio está entrando en la refriega después de que las SDF llegaron a un acuerdo con Damasco. Estados Unidos dice que emprenderá una “retirada deliberada del noreste de Siria” porque, en palabras del secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, las fuerzas estadounidenses “probablemente se vean atrapadas entre dos ejércitos opuestos y en avance y es una situación muy insostenible”.

Entonces, Estados Unidos está despejando y huyendo, abandonando a aquellos que lucharon junto a ellos para derrotar al ISIS de una vez por todas, o eso pensamos. Desde diciembre pasado, el presidente Trump ha estado muy apurado por sacar a las fuerzas estadounidenses de Siria, aparentemente indiferente a las consecuencias.

Y, por supuesto, el término “retirada deliberada” es hablar del gobierno para algo mucho más simple: traición y retirada.

CNN